La masonería sale a la calle con atuendos rituales por primera vez en España

La Federación del Derecho Humano marchó detrás de una pancarta propia en la manifestación del Día de la Mujer

Manifestantes masones el Día Internacional de la Mujer

Por primera vez en la historia de España, la masonería española, a través de una orden mixta de mujeres y hombres, compareció  como tal en un acto masivo celebrado en Madrid y un amplio grupo de sus integrantes se ha identificado de manera abierta provistos de las bandas masónicas rituales. El escenario de tal comparecencia fue la manifestación conmemorativa anual del Día de la Mujer del sábado pasado en Madrid.

Las logias masónicas laicas comparten las críticas al proyecto de ley concerniente al aborto pergeñado por Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia del Gobierno del Partido Popular que preside Mariano Rajoy. “Entendemos que esta ley recorta los derechos de las mujeres y por ello estamos aquí, para reivindicarlos”, explicó Ana Valet, presidenta de la Federación Española de la Orden Masónica Mixta e Internacional del Derecho Humano, cuya Federación del Derecho Humano mostraba una pancarta con su denominación y sus símbolos –el compás y la escuadra–, que marchaba en un lugar destacado de la manifestación.

Minutos antes de comenzar la marcha, existía cierta inquietud en algunas de las personas congregadas, inquietud que fue despejándose poco a poco a medida que arrancaba la manifestación. Poco a poco, ese sentimiento dio paso a una serena euforia, "porque estamos protagonizando un hecho histórico", dijo uno de los asistentes.

La orden masónica que preside Ana Valet fue fundada en 1893 y es mixta desde su mismo origen. “Posee implantación en más de 60 países, cuenta con más de 30.000 miembros y una red de logias para la autoconstrucción de sus integrantes y talleres federado para la acción social, que despliegan por todo el mundo”, precisa Valet. "Trabajar para el progreso de la humanidad” es nuestro lema, señala. Para Matilde Fernández, ex ministra de Trabajo del Gobierno de Felipe González y que formaba parte del cortejo con su banda azul celeste sobre el pecho, “la masonería defiende las causas de progreso, como los derechos de la mujer”.

En las personas que componían el cortejo masónico, nutrido por integrantes de las cuatro obediencias mixtas existentes en España, así como por miembros de la Gran Logia de España, que es sólo masculina, se observaba una emoción que en ocasiones afloraba en forma de lágrimas. Y ello debido a la evocación del pasado de persecución y clandestinidad con las que el franquismo, obsesionado en contra de la masonería, asedió durante 40 años a sus integrantes, muchos de los cuales fueron sometidos a prisión, tortura y, en ocasiones, a la muerte, o bien forzados al exilio, además del expolio de su patrimonio público y privado. La masonería en España, que no fue autorizada hasta 1979, ya en la democracia, se ha mantenido siempre en un ámbito orgánico de discreción, si bien ha participado en numerosas ocasiones en iniciativas de la sociedad civil con reivindicaciones guiadas por el ideario laico y el derecho humanitario. Su salida a la superficie de manera abierta y plena se interpreta como “un signo de normalización homologable a los ya vigentes en los países cívicamente más desarrollados del mundo”, concluye la presidenta de la Federación del Derecho Humano.