Bruselas cree que España incumplirá el objetivo de renovables en 2020

La Comisión Europea avisa de posibles sanciones al Gobierno español

La meta es que el 20% de la energía consumida sea limpia

Bruselas vaticina que España no cumplirá la cuota de renovables del 20% sobre el consumo total de energía fijada para el año 2020. Así lo ha afirmado en la tarde de hoy el comisario europeo de Energía, Günter Oettinger en respuesta a una pregunta parlamentaria del eurodiputado de Convergència i Unió (CiU) Ramón Tremosa. El máximo responsable de la política energética de la UE también ha dejado entrever la posibilidad de que el Ejecutivo comunitario opte por la vía de las sanciones si España no logra cumplir con el objetivo impuesto por la Comisión.

Oettinger basa sus cálculos en una serie de modelos económicos que predicen que las actuales medidas estratégicas emprendidas por el Gobierno español no podrán alcanzar “por sí solas” la meta del 20% de energía procedente de fuentes renovables. Según el último dato disponible, correspondiente al cierre de 2012, el 14,3% de la energía consumida en España tenía origen en energías renovables y la desviación española era proporcionalmente menor a la que presentaban países como Bélgica (6,8% frente al objetivo del 13% para 2020), Irlanda (7,2% frente al 16% fijado por la Comisión) o Países Bajos (4,5% frente a su meta del 16%).

“Cuando un Estado se desvía de su trayectoria hacia el objetivo de 2020, la Comisión puede tomar obligatoriamente medidas para solventar esta deficiencia”, ha subrayado Oettinger en referencia al alejamiento de España de su meta individual fijada por Bruselas. En su réplica, el titular de Energía ha apuntado que el Ejecutivo comunitario sigue “de cerca” la reforma del sector eléctrico emprendida por el Gobierno de Rajoy, prestando especial atención al campo de la cogeneración y el despliegue de las fuentes de energías renovables.

En su pregunta parlamentaria, Tremosa criticaba el cierre de las plantas de cogeneración catalanas en un intento del Ministerio de Industria por rebajar en un 40% el precio de la electricidad generada y exhortaba a Bruselas a pronunciarse sobre la legalidad de estas medidas y su impacto sobre el cumplimiento del objetivo de renovables.

El objetivo del 20% de cuota de energías renovables en España fue fijado en 2007, cuando la inversión en este tipo de activos —aupada por un esquema de subvenciones favorable— atravesaba su mejor momento. El estallido, pocos meses después, de la mayor crisis económica de la historia reciente y el ulterior recorte en el apoyo público a las energías renovables en 2012, dio al traste con el objetivo de convertir a España en uno de los líderes mundiales del sector.

Actualmente, Bruselas está en pleno proceso de negociación del que será el objetivo comunitario para 2030. Sin embargo, el debate en el Consejo Europeo —en cuyo seno están representados los Estados miembros— gira en torno a la meta de emisiones (entre un 35% un 40%) y no sobre la cuota de energías renovables, que desaparecerá de la próxima normativa por la presión ejercida por los Gobiernos británico y francés con el apoyo explícito del Ejecutivo español.