Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las agresiones a médicos bajan pero aumentan en las urgencias

El Observatorio Nacional de Agresiones registra 354 casos en 2013, un 15% menos

Los colegios piden que se consideren "atentando" tanto en la pública como en la privada

Imagen de una cámara de seguridad en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla con una vigilante en un pasillo.

Las agresiones sufridas por los médicos han disminuido un 15% en el año 2013, en el que se registraron 354 casos, según los datos del Observatorio Nacional de Agresiones presentados esta mañana en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC). Por ámbitos, la tendencia a la baja se confirma en atención primaria (centros de salud), pero los casos de agresiones repuntan en atención hospitalaria, y más en concreto en las urgencias.

Bajo el lema 'Ante las agresiones a médicos, tolerancia cero', el observatorio, que se puso en marcha en 2009 a raíz de la muerte de la doctora María Eugenia Moreno --una residente de 34 años que fue asesinada por un paciente mientras trabajaba en un centro de salud de Moratalla (Murcia)-- ha presentado las estadísticas de las agresiones que sufren los facultativos en todas las comunidades autónomas. Sus responsables han aprovechado para reclamar la "unificación de criterios" en el trato a estas agresiones, ya que actualmente reciben una respuesta legal diferente: son delito en el sector público, pero se quedan en falta si el profesional trabaja en un centro privado.

Tales diferencias son un "disparate", ha asegurado el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, en la rueda de prensa de esta mañana. "Esperamos que se arregle", ha añadido, y ha asegurado que se ha avanzado mucho en este sentido, pero que aún hay que hacerlo más, puesto que se debería reconocer a todos los médicos como autoridad pública. Los profesionales deberían tener "idéntica protección" con independencia del sector o de la comunidad autónoma donde ocurra el caso, ha señalado.

Las 1.714 agresiones recogidas en los últimos cuatro años sufridas por médicos en el ejercicio de su profesión se traducen en lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, hurto, injurias o vejaciones. De los 354 casos de violencia contabilizados en 2013, un 18% de ellos acabó en lesiones. Del total, el 9% conllevó baja laboral. El Observatorio de Agresiones recoge las comunicaciones que se reciben en los colegios de médicos y posteriormente elabora estadísticas y perfiles tanto del agredido como del agresor.

Hombres y mujeres son víctimas de agresiones en la misma proporción. Por ámbito de ejercicio, la mayor parte de estas conductas violentas se producen en la sanidad pública (89%), mientras que en la privada se han registrado el 11%. El 56% de las agresiones se dan en atención primaria; el 27% en especializada.

En lo que respecta a los agresores, el 25% son familiares del paciente. Este porcentaje ha disminuido con respecto al año anterior, cuando fue así en uno de cada tres casos. En cuanto a las causas de las agresiones, el observatorio destaca que ha aumentado "considerablemente" el porcentaje de casos que se dan por emitir informes médicos no acordes con las exigencias del agresor (del 6% al 11%). El 30% se dan por discrepancias en la atención médica; el 12% por el tiempo en ser atendido, etcétera.

El observatorio ha registrado en estos cuatro años 109 sentencias judiciales por agresiones a médicos. De estas, 39 han sido consideradas delitos contra la autoridad pública. El resto, faltas. 

Por comunidades, Andalucía es la que más casos ha registrado (80), seguida de Cataluña (50) y Madrid (44), aunque la OMC ha querido destacar a Ceuta y Melilla, que con siete sucesos suponen un 11% del total.