Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cura imparte una charla sobre el aborto a los MIR de Guadalajara

La conferencia debía tratar sobre la ética y el origen de la vida

Los responsables del centro defienden la elección del sacerdote como ponente

Fachada del Hospital Universitario de Guadalajara.
Fachada del Hospital Universitario de Guadalajara.

Estaba planificada como una conferencia para los médicos internos residentes (MIR), los que están en periodo de formación,  sobre el origen de la vida y tenía que impartirla un facultativo experto en Derecho, pero terminó siendo el sermón de un sacerdote sobre el aborto. El seminario Introducción a la Bioética, organizado por el Comité de Ética Asistencial del Hospital de Guadalajara y que los futuros especialistas que se forman en el centro deben seguir para cumplir sus objetivos docentes, derivó, según las quejas de algunos asistentes, en algo poco o nada científico. El sacerdote, designado por el comité organizador del curso para sustituir al ponente inicial, que no pudo participar por razones personales, dio su opinión sobre la interrupción voluntaria del embarazo y leyó varias encíclicas papales sobre el asunto.

El sindicato Comisiones Obreras ha denunciado hoy el caso, tras recibir varias quejas de residentes que participaron en el seminario, que tuvo lugar hace varios días. Quejas que también han llegado —al menos una de ellas por escrito— a la Coordinadora de Formación Continuada del centro. El presidente del Comité de Ética Asistencial y organizador del curso, Ángel López Moya, defiende la elección del sacerdote Felipe Corrella, por ser también miembro del comité. "Todos los años se da un curso referente a temas médicos y uno de ellos es el origen de la vida, al no poder darlo el médico experto en Derecho que iba a impartirlo buscamos a otro miembro del comité que tiene relación con el Derecho y el origen de la vida; esta persona es licenciado en Derecho en Teología y sacerdote", dice. En los estatutos de estos comités se contempla que haya un representante de la religión mayoritaria, en este caso la católica, y ese representante en el hospital de Guadalajara es Corella.

El organizador del curso, que no estuvo presente en la charla, no aprecia conflicto en la elección de un sacerdote para la ponencia. Tampoco considera censurable que el tema de la charla derivase en el aborto, la postura de la Iglesia católica sobre el asunto o que se leyeran encíclicas papales en un seminario de carácter médico. "En la ética y el origen de la vida se pueden tratar varios temas, uno es la interrupción voluntaria del embarazo", dice. "Cualquier persona tiene derecho a expresar su opinión, y más en el tema del origen de la vida. Un comité de ética es un órgano de discusión y debate, y cada miembro puede tener una opinión distinta. La labor de estos órganos es asesorar a la persona ante un dilema ético, pero luego es cada persona quien toma sus propias decisiones", dice. Además, asegura que algunos de los asistentes al curso se levantaron y se marcharon en cuanto vieron que el ponente era cura, y apunta que otros MIR podían haber manifestado su opinión durante la conferencia o haberse ausentado de ella.

Práxedes Rodríguez, responsable de la Federación de Sanidad de CC OO en Guadalajara, asegura que la charla fue totalmente subjetiva. "Siempre desde el punto de vista religioso", añade. "Esas conferencias son formación para los futuros médicos especialistas que están en nuestro hospital. Deben ser claras, objetivas y enriquecedoras. Dudo de que la persona más indicada dentro de las que forman el comité de ética sea el sacerdote, pero fue finalmente a quien designaron".