Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Senegal cierra su frontera con Guinea para evitar la llegada del ébola

El virus, que ya ha llegado a Conakri, ha acabado con la vida de cerca de 70 personas

Senegal ha cerrado su frontera con Guinea para evitar que se extienda el brote del ébola registrado en el país vecino, donde han muerto cerca de 70 personas por este virus. "Por motivo de la fiebre hemorrágica ébola, que hace estragos en Guinea, las fronteras de las regiones de Kolda (sur) y de Kedougou (sureste) con este país vecino serán cerradas hasta nuevo aviso", dice un comunicado del Gobierno senegalés.

Además de esto, los gobernadores de dichas regiones han tomado otras medidas de clausura, como el cierre de los mercados y mercadillos en la región sur del país, que suelen atraer a vendedores procedentes de Guinea. Senegal está en alerta epidemiológica en todo el territorio nacional de forma permanente desde el pasado lunes, según anunció la ministra de Sanidad, Awa Marie Coll Seck. Esta responsable ordenó la realización de fichas técnicas de la enfermedad en los distritos sanitarios para hacer un seguimiento de cualquier síntoma similar al de esta fiebre hemorrágica, para evitar la entrada en Senegal de personas que hayan contraído la enfermedad.

Desde el inicio del brote, Guinea ha registrado 103 casos de personas contagiadas por el virus, de las que 66 han fallecido, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los primeros síntomas del ébola son fiebre repentina, una debilidad intensa, dolor muscular, de cabeza y de garganta, seguidos de vómitos, diarreas, erupción cutánea, funciones renal y hepáticas alteradas e intensas hemorragias internas y externas. El virus se transmite por contacto directo con la sangre y los fluidos y tejidos corporales de las personas o animales infectados.

El ébola, que ha causado numerosas muertes en África en los últimos años y es una amenaza para la salud global, es considerado asimismo como un posible agente de guerra biológica.