Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La herencia contra el frío del neandertal

La especie nos transmitió los genes para metabolizar las grasas y aguantar en un continente recién deshelado

Una figura de un hombre del Neardental ante el Museo Neanderthals en Mettmann (Alemania).
Una figura de un hombre del Neardental ante el Museo Neanderthals en Mettmann (Alemania). Efe

La mayoría de los paleontólogos creían hasta hace poco que los neandertales y los humanos modernos eran dos especies aisladas desde 500.000 años atrás. La secuenciación del genoma del neandertal a partir de huesos fósiles les ha desmentido: hubo cruces hace solo 40.000 años en Europa y Oriente Próximo. Pero los últimos datos van mucho más allá al revelar que esos cruces fueron más que el sueño de una noche de verano, porque pasaron a los europeos genes importantes para el metabolismo de la grasa.

La novedad no es que los neandertales se cruzaran con nuestros ancestros, los primeros Homo sapiens que salieron de África hace tal vez 50.000 años (los neandertales llevaban en Europa cientos de miles de años). Es cierto que esta idea resultaba una herejía para muchos paleontólogos hace solo unos años, pero los datos parecen haber doblegado ya sus resistencias.

La novedad es que los genes que nos pasaron los neandertales durante esos contactos ocasionales han resultado ser importantes para la adaptación del Homo sapiens, aquel recién salido de África, a los entornos fríos del recién deshelado continente europeo. En botánica, esto se llama vigor híbrido: una ventaja en los hijos mestizos que no posee ni su madre ni su padre. Un premio genético a la falta de prejuicios raciales.

Philipp Khaitovich, del laboratorio CAS Key de biología computacional de Shanghai, junto a colegas de Moscú, Leipzig y Potsdam, informan en Nature Communications de que los genes neandertales implicados en el catabolismo de lípidos están representados en exceso —respecto a otros tramos de ADN neandertal— en el genoma de los europeos modernos, o más exactamente, de las personas actuales que tienen ancestros europeos.

Los ‘Homo sapiens’ pudieron aclimatarse sin más que practicar sexo

La emigración fuera de África que extendió al Homo sapiens por el mundo hace 50.000 años fue seguramente un fenómeno homogéneo, que amplificó en varios órdenes de magnitud a una pequeña población de humanos modernos que hasta entonces habían residido en las estepas africanas. Pero los humanos antiguos que encontraron durante su éxodo estaban diferenciados geográficamente: neandertales en Europa y Asia central, pero denisovanos u otros descendientes del Homo erectus —la primera estirpe humana que salió de África— en la mayor parte de Asia. Por eso las contribuciones neandertales al genoma humano actual se restringen a la población europea o de origen europeo.

Khaitovich y sus colegas han sometido a los tramos de ADN heredados por los europeos de los neandertales a toda la batería de técnicas matemáticas que los genetistas y los bioinformáticos han desarrollado en años recientes para deducir el pasado: las comparaciones entre las secuencias de ADN de los neandertales y las de los humanos modernos de todo el planeta que permiten a los científicos saber dónde se originó una especie y cómo se propagó por los continentes a lo largo de la prehistoria.

Y su principal conclusión es que “las variantes genéticas que evolucionaron en los neandertales pudieron dar una ventaja selectiva a los humanos anatómicamente modernos que se asentaron en las mismas áreas geográficas”. La hibridación es una forma rápida de evolución: los neandertales tardaron cientos de miles de años en adaptarse a las latitudes frías, pero los Homo sapiens pudieron aclimatarse sin más que practicar sexo: un vehículo evolutivo mucho más eficaz que el tiempo.

El hombre actual tiene menos del 4% de los genes de aquellos europeos

Nadie está seguro sobre cuándo se originaron los neandertales, aunque los datos genéticos indican que sus ancestros salieron de África hacia Eurasia entre 400.000 y 800.000 años atrás. Es posible que parte de su evolución ocurriera en tierras europeas, porque su tipo exacto de anatomía no se ha encontrado en África hasta el momento.

Lo que sí se ha encontrado en África —y en concreto en el sur del continente— son los precedentes de la cultura humana moderna, con sus herramientas avanzadas, su arte simbólico y los primeros signos de la creatividad humana moderna, con culturas de la piedra y el hueso que varían entre yacimientos separados por unos pocos kilómetros, o por unos cuantos años. En contraste, los yacimientos neandertales que han aparecido por toda Europa y Asia central reflejan una cultura muy similar, pese a estar separados por miles de kilómetros y cientos de miles de años de datación.

La aportación neandertal al genoma moderno no fue extensiva, tal vez reflejando la escasez de las experiencias de hibridación cruzada entre ambas especies; esto no quiere decir, sin embargo, que esas escasas contribuciones carezcan de importancia. En un europeo típico de la actualidad, las secuencias neandertales dan cuenta de menos del 4% de su genoma, pero el presente estudio indica con fuerza que ese ADN primitivo fue importante para que el Homo sapiens, novato en tierras europeas, lograra adaptarse a las necesidades energéticas de la zona.

No deja de ser curioso que cruzarse con una especie antigua le pueda ayudar a uno a progresar en la evolución. En genética, el pasado y el futuro parecen ser regiones solapantes de la realidad.

Más información