Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un intruso en el plató del Telediario

Un hombre que denuncia una conspiración de la CIA se cuela en TVE.

Esta semana asaltó ‘Sálvame’ y ‘Más vale tarde’

Imagen de la entrada del intruso en plena emisión.

La segunda edición del Telediario de TVE se vio el miércoles alterada de forma abrupta por la irrupción de un intruso en el modernísimo estudio A1 —desde el que se emitía en directo el noticiero— ante el desconcierto de los presentadores, Ana Blanco y Marcos López, que en esos momentos daban paso a una conexión con Galicia. La cadena pública investiga cómo pudo este espontáneo sortear los distintos controles de Torrespaña y acceder a una de las zonas más vigiladas de la televisión. Los sindicatos denuncian que este fallo de seguridad se ha producido por los recortes que ha sufrido la corporación RTVE en los últimos años

La empresa admite que ahora “hay menos guardias de seguridad” contratados. De hecho, ha clausurado la puerta trasera de las instalaciones de Prado porque exigía duplicar la vigilancia. No obstante, un portavoz de RTVE aseguró ayer que las medidas de control en el plató de los telediarios es máxima: “Hay un vigilante en la puerta de acceso y otro dentro del estudio”. Este fue el que le dio el alto a Carlos Díez Fernández (el intruso), que se autoproclama escritor y se pasea por todas las televisiones para denunciar una delirante conspiración de la CIA. “Vino la policía, tomó sus datos y le puso en libertad”, asegura la cadena.

Pocas horas antes colarse en Torrespaña, intentó camuflarse confundido entre el público del programa Entre todos, que se emite desde Prado del Rey. En esta ocasión, los guardas de seguridad le echaron el alto al comprobar que su nombre no estaba entre los invitados al vespertino que presenta Toñi Moreno. El hombre dijo entonces que quería ver a Julio Somoano —director de Informativos de TVE— y se dirigió a Torrespaña, según explican fuentes de TVE. Allí consiguió burlar las barreras de acceso a las instalaciones al entrar por una puerta para discapacitados. “Pensamos que estuvo entre dos y tres horas escondido en un lavabo”, comentan las mismas fuentes. Poco antes del comienzo del telediario de las 21.00 preguntó en varias ocasiones por la ubicación del estudio. En el minuto 21 saltó al plató blandiendo un folio y vociferando sus proclamas contra la CIA.

Sindicatos de RTVE denuncian grietas en la seguridad por los recortes

Tras este incidente, los sindicatos de RTVE denunciaron “fallos de seguridad en Torrespaña”. La sección sindical de USO se preguntaba ¿cómo pudo llegar hasta el nuevo “superestudio supercaro”, acceder al decorado y subirse a la plataforma sin que nadie le preguntara o le detuviera. USO planeta si los recortes presupuestarios han dejado sin suficientes efectivos a los sistemas de seguridad. “¿Estamos desempeñando nuestras tareas con todas las medidas de seguridad exigibles en una empresa tan delicada como esta?”, se pregunta. “Después de lo de ayer [por el miércoles] estamos mucho más atentos con el tema de la seguridad. Desde luego es algo que no debe ocurrir, pasa puntualmente y entendemos que no volverá a pasar”, dijo el director de TVE, Ignacio Corrales, informa Fernando Morales.

Aunque el salto a Torrespaña no ha sido una excepción. El intruso de los platós es un experto a hora de colarse en las grandes cadenas. El martes consiguió entrar en las instalaciones de Atresmedia en San Sebastián de los Reyes (Madrid) y logró acceder al plató de Más vale tarde ante la confusión de Mamen Mendizábal, presentadora del espacio de La Sexta. “El realizador se dio cuenta y no pinchó la imagen del intruso”, explica una portavoz de La Sexta.

Y un día antes, el lunes, probó suerte en Telecinco. Y la encontró. Se coló en el programa de tarde Sálvame, uno de los más vistos en su franja horaria, que esa jornada presentaba Paz Padilla. Díez Fernández también exhibió una pancarta ante la Reina durante una de las visitas al hospital en el que había sido operado don Juan Carlos.

La aparición de espontáneos no es habitual en los programas informativos. Hasta ahora la mayoría de las veces eran los propios trabajadores, en etapas de conflictos laborales, los que alteraban las emisiones o mostraban pancartas reivindicativas,como ha ocurrido frecuentemente en Telemadrid.

Más información