Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
JEAN-PIERRE BOURGUIGNON | Presidente del Consejo Europeo de Investigación

“El éxito científico de España ha caído por la falta de financiación”

El matemático ha asumido este año la presidencia del Consejo Europeo de Investigación

Jean-Pierre Bourguignon, presidente del Consejo Europeo de Investigación.

El matemático francés Jean-Pierre Bourguignon ha asumido este año la presidencia del Consejo Europeo de Investigación (ERC, en sus siglas en inglés por las que se conoce en todo el mundo), una institución que, en sus siete años de vida, se ha ganado el prestigio internacional por el rigor de sus procesos de evaluación de los proyectos que financia, la cuantía de los mismos y su gestión rigurosamente científica. Bourguignon, de 67 años, con toda una carrera a sus espaldas en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de su país, tras dirigir el Instituto de Altos Estudios Científicos (IHES) y presidir la Sociedad Matemática Europea, llega a este cargo aunando, por primera vez, la presidencia del Consejo Científico con la Secretaría General de la institución. “Ahora soy empleado de la Comisión Europea y algunos temían que fuera influido por ella... seguramente no me conocen, nadie me presiona”, asegura. Y se le nota carácter, incluso hablando por videoconferencia desde Bruselas. Precisamente la independencia científica del ERC, ha sido una de las claves de su éxito.

Pregunta. ¿Qué significa el ERC en el contexto del nuevo programa de I+D de la Unión Europea Horizonte 2020?

Respuesta. Horizonte 2020 se organiza en tres pilares: ciencia de excelencia, liderazgo industrial y retos sociales. El ERC se inscribe en el primero, junto con grandes infraestructuras científicas, tecnologías emergentes y las becas Marie Sklodowska-Curie. El presupuesto total no está lejos de los 80.000 millones de euros para siete años, incluido el del ERC, que son 13.000 millones.

P. ¿Quiere decir esto que los demás pilares no son de excelencia, que financian investigación de menos calidad?

R. La clasificación no responde estrictamente a calidad, se refiere a los criterios en que se basan los diferentes programas, y en el ERC el único que utilizamos es la calidad de la propuesta de investigación. Estoy seguro de que hay excelentes científicos también en los otros pilares, pero siguen criterios diferentes, por ejemplo, en liderazgo industrial predomina la relevancia en términos de desarrollo de la industria y los retos sociales están enfocados a una lista de cuestiones y aplicaciones concretas.

P. ¿Qué resultados obtiene España en ayudas científicas del ERC?

R. En siete años ha logrado ayudas para unos 240 proyectos científicos, en 61 instituciones. El CSIC encabeza la lista. Pero llama la atención el éxito de las instituciones en Cataluña, logrando cerca de la mitad de todas ellas.

P. ¿Están los parámetros de España por encima o por debajo de la media europea?

R. España ha cambiado... Lo hizo muy bien al principio en términos de tasa de éxito, pero en los últimos años ha caído. Ha disminuido la calidad media de las propuestas y, con ello, la tasa de éxito. Supongo que es un efecto de la disminución del apoyo financiero del Gobierno español a la ciencia en años recientes. Los investigadores presentan sus proyectos para obtener el dinero pero muchos no tienen suficiente nivel para lograrlo. España, al principio, estaba por encima de la media europea, pero ahora esta por debajo.

P. ¿Qué podría hacer para recuperar posiciones?

R. Si quieres tener una posición saludable y mantener a científicos jóvenes en el país, tienes que apoyar la ciencia, invertir en su financiación, instalaciones, técnicos en los laboratorios... Así tendrás gente en el nivel más alto.

P. ¿Qué países tienen mejores resultados en el ERC?

“Google surgió en torno a un desarrollo matemático”

R. Algunos que no son de la UE, en concreto Suiza e Israel, lo hacen muy bien, son científicamente muy ambiciosos. Entre los de la UE, el que más éxito tiene en lograr las ayudas es Reino Unido. También Alemania y Francia... La media está en torno a un 11% de ayudas obtenidas sobre el total de propuestas.

P. ¿La investigación que financia el ERC es esencialmente básica, no orientada?

R. Damos la bienvenida también a proyectos de investigación aplicada y tenemos uno de los paneles de selección dedicado a ingeniería. Lo que buscamos son propuestas ambiciosas. Son ayudas cuantiosas [hasta 3,5 millones para los científicos senior y hasta dos millones para los de iniciación, todas para cinco años] y el investigador tiene libertad absoluta para realizar su proyecto.

P. ¿El ERC está realmente gestionado por científicos, sin injerencia de los políticos?

R. Por supuesto. Esa fue la clave desde su fundación: dar la responsabilidad de organizar y supervisar la gestión del ERC a su Consejo Científico, para decidir cómo se gasta el dinero, siempre con decisiones basadas estrictamente en criterios científicos. Dependemos estructuralmente de la Comisión Europea, pero esta no puede cambiar ni interferir en la gestión. Y nosotros decidimos quiénes son los investigadores —más de 2.000 de 87 países— que evalúan los proyectos.

P. ¿Cómo encaja en el ERC el lema de la Comisión Europea, y de España, de investigación para el mercado y el mercado modulando la investigación?

“Es llamativo el éxito de los centros de investigación en Cataluña”

R. La Comisión está haciendo hincapié en la conexión entre ciencia e innovación... porque esta última es importante para crear competitividad. Es normal, pero también hay espacio para la investigación fundamental, de frontera. No olvide que hay áreas de la economía completamente nuevas que dependen de la investigación básica. Conozco personalmente el caso de Google, que surgió en torno a un desarrollo matemático, el motor de búsqueda, con un algoritmo que suponía la ventaja sobre otros buscadores en Internet. Hay muchos más ejemplos... Si quieres una economía innovadora no puedes dejar de financiar la investigación fundamental al nivel correcto.

P. ¿Qué balance hace el ERC con siete años ya de andadura?

R. Es sorprendente que haya logrado convertirse en referencia mundial en tan poco tiempo. Es esencial el apoyo que está prestando a investigadores jóvenes, que pueden, con las ayudas del ERC, poner en marcha su proyecto de investigación. Incluso en países como Alemania se utilizan como criterio de alto nivel de los científicos el hecho de que hayan superado nuestras evaluaciones.

P. Habrá cosas que mejorar...

R. Por supuesto, y pido críticas. Tenemos organizados 25 paneles de diferentes disciplinas, que es como cortar la ciencia en trozos, y necesitamos que esto también evolucione para asegurar que las áreas emergentes estén bien representadas. Y me preocupan dos desequilibrios: el del porcentaje de mujeres que obtienen las ayudas, que es inferior al de hombres y en algunas áreas no llega al 20%; y el de países que se han incorporado recientemente a la UE y todavía no logran suficientes proyectos aprobados, aunque algunos ya están poniendo en marcha centros de investigación de referencia, laboratorios... Hay que superar estas situaciones.