Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los grandes editores holandeses venden sus noticias a la carta ‘online’

Blendle, la empresa que canaliza las operaciones, ha sido fundada por dos periodistas jóvenes

Los artículos valen entre 10 y 25 céntimos de euro

Los lectores prefieren leer solo las noticias que consideran interesantes y están dispuestos a pagar por ello. Gettyimages

Cerca de un 50% de los hogares holandeses (16,7 millones de habitantes) recibe un diario de pago, ya sea nacional o regional. La cifra no parece desdeñable, pero las encuestas muestran que muchos lectores preferirían leer solo las noticias que consideran interesantes y están dispuestos a pagar por ello. Para este sector cada vez más amplio, cuyo promedio de edad no supera la cuarentena, se lanza este lunes al mercado Blendle, una nueva empresa digital que cuenta con el apoyo de 15 de los grandes editores nacionales. Fundada por Alexander Klöpping y Marten Blankesteijn, dos periodistas de 27 años, presenta al cliente toda la información generada por más de 40 periódicos y revistas, a precios que oscilan entre los 10 y los 25 céntimos por noticia. Si el cliente no queda satisfecho con el contenido de la oferta, el dinero es reembolsado.

El reparto de beneficios de Blendle es sencillo: un 70% del precio de cada artículo va al editor. El 30% restante, a la nueva plataforma, bautizada ya como la “iTunes del periodismo” por sus similitudes con la venta digital de música patrocinada desde 2001 por Apple. En el caso holandés, el Gobierno ha aportado 100.000 euros del fondo de Ayuda a la Prensa al proyecto, “porque cobrar por cada artículo parece más factible que pedir una cuota mensual a suscriptores que pueden darse de baja de golpe”, según sus portavoces. Klöpping y Blankesteijn aseguran que se les ocurrió la idea de Blendle durante una cena, y también ha recibido dinero de inversores privados.

Un 70% del precio de cada artículo va al editor

Su mayor logro ha sido convencer a los grandes editores de que no es necesario depender de la publicidad en Internet para obtener beneficios. “El mercado musical muestra que el consumidor busca una forma sencilla de pago por el producto deseado. Lo quiere todo en un solo sitio y al alcance de un clic. El cliente ha cambiado y quiere una sola aplicación, en lugar de distintas suscripciones para cada cabecera concreta. Lo que no se ha adaptado aún es la empresa periodística”, asegura Klöpping en su blog de lanzamiento. Blendle regala a los usuarios 2,5 euros para que empiecen a operar, y además de noticias, muestra los artículos más leídos o polémicos. Como también pueden compartirse con otros lectores a través de Twitter o Facebook, el flujo de noticias será constante.

Este es uno de los problemas apuntado por los primeros críticos, que temen la pérdida de calidad del periodismo. Convertida en una amalgama de cabeceras y firmas, la información puede no dejar poso porque el lector ya no es un suscriptor particular, sino que compra en un mercado. Mac Andreessen, responsable del buscador digital de Blendle contesta así: “Hay que servir a las nuevas generaciones. Quieren leer y pagar un periodismo de calidad, pero ellos imponen las condiciones”, asegura.

Otro escollo puede ser el almacenaje de datos de la clientela. Blendle asegura que la privacidad está garantizada, pero necesita saber quién compra la noticias, cuánto gastan y la frecuencia de uso de la aplicación. "Es importante para brindar un buen producto", según Alexander Klöpping. Dado que está en conversaciones con los editores de Time Magazine, The New York Times y Wired, entre otros, el asunto de la privacidad tendrá que ser revisado ante la diferente forma de regularla en Europa y Estados Unidos.