Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASTRONOMÍA

Un planeta extrasolar gigante con un día que dura solo ocho horas

El objeto está en órbita de la estrella Beta Pictoris, a 63 años luz de distancia de la Tierra, y se formó hace 20 millones de años

Ilustración del joven planeta gigante en órbita de la estrella Beta Pictoris.rn
Ilustración del joven planeta gigante en órbita de la estrella Beta Pictoris.

De los planetas extrasolares, además de descubrir más y más cada día, los astrónomos están observando nuevas características cada vez más precisas, datos que hace no mucho parecían imposibles de obtener pero que van resultando accesibles con cámaras avanzadas en los telescopios e ingeniosas estrategias de observación de los científicos . La última novedad es la medición directa de la duración del día en un planeta extrasolar gigante que cumple una rotación completa sobre su eje cada ocho horas. Es un cuerpo gaseoso descubierto hace seis años en órbita de Beta Pictoris, una estrella situada a unos 63 años luz de distancia de la Tierra. Para hacerse una idea de lo rápido que gira ese cuerpo celeste –y la brevedad de su día- basta comparar su velocidad de rotación (unos 100.000 kilómetros por hora en el ecuador) con la de la Tierra (1.674,4 kilómetros por hora) y la de Júpiter (47.000 kilómetros por hora medidos en su atmósfera ecuatorial).

Beta Pictoris b, como se llama el planeta, es mucho mayor que Júpiter, con un radio de 1,65 veces superior y una masa 10 veces mayor; comparado con la Tierra, es 16 veces mayor y 3.000 más masivo. Es todavía muy joven (unos 20 millones de años, frente a los aproximadamente 4.500 millones de años de nuestro planeta) y caliente, por lo que los astrónomos cuentan con que, a medida que se enfríe y encoja, aumentará su rotación (por la conservación del momento angular, el mismo efecto que hace que un patinador gire más rápido sobre sí mismo cuando acerca sus brazos al cuerpo), explica el Observatorio Europeo Austral (ESO), con cuyo conjunto de telescopios VLT, en Chile, han logrado los astrónomos tomar las nuevas medidas de Beta Pictoris b. Ignas A.G. Snellen (Universidad de Leiden, Holanda) y sus colegas presentan estos nuevos datos del planeta extrasolar en la revista Nature.

“No se sabe por qué algunos planetas giran más rápido y otros más despacio, pero esta primera medida de la rotación de un exoplaneta demuestra que la tendencia observada en el Sistema Solar, donde los planetas más masivos giran más rápido, también es cierta para los extrasolares; debe ser una consecuencia universal de la manera en que se forman estos cuerpos”, señala Remco J. de Kok, uno de los astrónomos del equipo. Eso sí, en el Sistema Solar, “se escapan de esa tendencia Mercurio y Venus, notablemente ralentizados, debido a las interacciones gravitacionales con el Sol y otras perturbaciones”, apunta Travis Barman, experto de la Universidad de Arizona, en su comentario en Nature sobre el descubrimiento.

Beta Pictoris b es un planeta extrasolar conocido de los astrónomos. Descubierto hace seis años, fue uno de los primeros que se lograron fotografiar directamente. Está de su estrella a unas ocho veces distancia que hay entre la Tierra y el Sol.

En su sus observaciones de precisión, Snellen y sus colegas han utiliza la técnica de espectroscopía para separar la luz del planeta en sus colores constituyentes –diferentes longitudes de onda- y se han basado en el efecto Doppler (la longitud de onda aparentemente se estira o se encoge dependiendo de si el emisor se aleja o se acerca del observador) para medir cómo diferentes partes del planeta se mueven a diferentes velocidades y en direcciones opuestas. Así han logrado extraer de sus datos la señal de la rotación del planeta. “Hemos medido las longitudes de onda emitidas por el planeta con una precisión de hasta una parte en 100.000”, explica Snellen. “Con esta técnica hemos descubierto que diferentes partes de la superficie del planeta se están moviendo hacia o desde nosotros a diferentes velocidades, lo que únicamente puede significar que está rotando en torno a su eje”. El astrónomo añade que esta técnica de observación podrá aplicarse en muchos más planetas extrasolares con la gran resolución que tendrá el futuro telescopio gigante europeo E-ELT.

Todos los conocimientos que se están adquiriendo sobre los planetas extrasolares permiten desvelar los procesos de formación de sistemas planetarios en el universo. “La rotación de los planetas es algo que notamos diariamente en la Tierra al salir y ocultarse en el cielo el Sol, la Luna, los planetas y las estrellas”, recuerda Barman. “De los planetas en nuestro Sistema solar, cinco rotan rápidamente y en la misma dirección que orbitan alrededor del Sol; es poco probable que esto sea por casualidad y refleja aspectos importantes pero mal comprendidos de cómo se forman los planetas”, añade el científico de la universidad de Arizona, recalcando la importancia de estas investigaciones.