Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una psicóloga muere apuñalada por una paciente en una clínica de Palencia

La agresora estaba en régimen abierto y atacó con un cuchillo de cocina

Una psicóloga clínica del centro psiquiátrico privado San Juan de Dios de Palencia, Violeta Guarido Rivera, de 29 años, falleció el martes tras ser apuñalada por una paciente interna. La atacante, A. B. S., de 39 años y natural de León, la agredió en su despacho con un cuchillo de cocina sobre las ocho de la mañana. Una de las puñaladas le alcanzó el cuello, según informó la Diputación provincial.

La víctima fue inmediatamente atendida en el centro y trasladada a urgencias, pero falleció en el quirófano del hospital Río Carrión menos de una hora después. Tras realizársele la autopsia en el tanatorio de Palencia, el cuerpo fue trasladado a Zamora, de donde procedía la psicóloga, según fuentes del centro.

La agresora fue detenida y pasó el miércoles a disposición judicial. Aunque vivía en el centro, estaba en régimen abierto y podía salir a la calle. Por eso se desconoce si consiguió el arma del crimen —un cuchillo de cubertería normal de 10 centímetros de hoja— dentro del psiquiátrico o si la trajo de fuera. Tampoco se saben las razones que la llevaron a agredir a la doctora.

La psicóloga vivía en su actual vivienda en el centro de Palencia desde hacía cinco meses. Era hija de los concejales de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Zamora Francisco Guarido y Laura Rivera. La coordinación provincial del partido no ha querido hacer declaraciones.

Los médicos reclaman más seguridad en sus centros de trabajo

Por la tarde reinaba la calma en el centro psiquiátrico. Está situado a las afueras de Palencia, rodeado de campo, y se compone de varios edificios y jardines rodeados por una valla. Para acceder al recinto es necesario atravesar la recepción. Sobre las seis de la tarde, un guardia de seguridad paraba a todos los coches que entraban y les preguntaba su destino. No había más fuerzas de seguridad a la vista. La dirección rehúsa ofrecer información adicional y se remite a la información que ofrece la Diputación.

La Organización Médica Colegial (OMC), volcada en la prevención de agresiones a profesionales sanitarios, lamentó ayer el trágico suceso y reiteró su “petición de que se apliquen cuantas medidas de prevención y protección sean necesarias a fin de que no vuelvan a producirse hechos de esta índole contra ningún profesional sanitario”. Este es uno de los “objetivos del Observatorio Nacional de Agresiones, puesto en marcha por la OMC hace cuatro años, con la colaboración y coordinación de todos los Colegios de Médicos de España, a raíz del fallecimiento de la doctora María Eugenia Moreno, una médica residente de 34 años que fue asesinada en 2009 por un paciente cuando se encontraba trabajando en el centro de salud de Moratalla (Murcia)”, recordó en un comunicado la OMC.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO de Castilla y León también condenó la muerte de la profesional y reclamó más medidas de seguridad. “Nuestra organización lamenta profundamente esta pérdida y enviamos nuestras más sinceras condolencias y apoyo a la familia, plantilla del centro y amigos de la víctima”, señaló el sindicato.