Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

EE UU aprueba su propuesta para crear un internet de dos velocidades

La FCC saca adelante su plan para permitir que los proveedores cobren por servicios prioritarios

Los comisarios de la FCC, durante la votación de este jueves. AFP

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos aprobó este jueves su controvertida propuesta para crear un Internet “de dos velocidades”. La medida, rechazada por las grandes compañías tecnológicas, abre la posibilidad de que las empresas paguen por recibir un trato prioritario a sus contenidos, en contraste directo con el principio de neutralidad que ha marcado el funcionamiento de la Red hasta ahora.

La decisión de la FCC da paso a un intenso período de consultas con expertos, pero el respaldo de tres comisarios, frente a dos votos en contra, complica el futuro de la “neutralidad en la Red” en EE UU. El plan ha sido criticado por diferentes sectores como una luz verde para que los proveedores de acceso a Internet discriminen a favor de aquellas corporaciones que puedan costearse velocidades de descarga más rápidas. La Comisión lo ha aprobado además mientras autoridades internacionales y otros países como Brasil debaten también si la Red necesita un nuevo sistema de regulación.

La Casa Blanca emitió un comunicado este jueves en el que afirma que el presidente Obama mantiene su defensa de la neutralidad en Internet y que esta cualidad es la que ha "impulsado un crecimiento económico extraordinario", permitiendo que empresas pequeñas en su día, "como eBay o Amazon", compitieran con los gigantes. "El presidente está atento a todas las posibilidades para defender un Internet libre y abierto y estudiará cualquier opción que merezca su consideración", concluye.

La FCC ha sacado adelante la nueva normativa a pesar del profundo rechazo de la industria. Dos de las comisarias expresaron además hace dos semanas su deseo de retrasar el voto celebrado finalmente este jueves para permitir un debate público más amplio. Ni sus palabras ni la firma de más de 100 empresas tecnológicas, entre las que se encontraban Google, Facebook o Amazon, lograron que el presidente Tom Wheeler cancelara la temida votación.

Yo hubiera dedicado más tiempo a considerar lo que va a ocurrir en un futuro. El proceso de decisión ha sido el equivocado”

“Yo hubiera hecho esto de manera muy distinta”, declaró este jueves Jessica Rosenworcel, una de las comisarias que criticó el procedimiento de Wheeler, aunque finalmente votó a favor de la normativa. “Yo hubiera dedicado más tiempo a considerar lo que va a ocurrir en un futuro. El proceso de decisión ha sido el equivocado”.

La normativa para una Internet abierta, como ha sido descrita por la FCC, tiene el objetivo de impedir que los proveedores de acceso bloqueen contenido publicado en sus redes, de acuerdo con el principio de neutralidad que defiende tanto la Comisión como la Casa Blanca. Pero el organismo federal ha aprovechado para regular al mismo tiempo la transparencia con la que deben operar esos proveedores y los acuerdos que pueden firmar con creadores de contenido, siempre que sean “razonables a nivel comercial”.

Ese factor es el que ha despertado la polémica. De llegar a ser implementada la nueva regulación, firmas como Netflix o Amazon podrían pagar cuotas para garantizar un servicio de streaming sin fallos de descarga, en detrimento de otras empresas más pequeñas. Los defensores del consumidor alegan, además, que éstos podrían terminar pagando precios de suscripción más altos si las compañías les trasladan el coste añadido y que puede vulnerar su derecho a la libertad de expresión.

De llegar a ser implementada la nueva regulación, firmas como Netflix o Amazon podrían pagar cuotas para garantizar un servicio de streaming sin fallos de descarga, en detrimento de otras empresas más pequeñas

Wheeler ha defendido durante todo este proceso que la FCC no permitirá que se discrimine en contra de unas empresas al dar prioridad a otras -aquellas que sí puedan pagar por mayor velocidad de descarga- y que vigilará de cerca los acuerdos entre proveedores de conexión y creadores de contenido. Sin embargo, la propuesta aprobada este jueves sólo califica de ilegales los contratos que den prioridad al servicio “en exclusiva”, lo que plantea la duda de si estarán permitidos en el caso de que un proveedor firme un trato prioritario con más de una compañía, ya que seguiría perjudicando a usuarios individuales y pequeñas y medianas empresas.

“Solo hay una red. Ni una red rápida, ni una lenta”, afirmó Wheeler antes de la votación. “Hoy estamos aquí para defender una Internet abierta y a sus usuarios”. El presidente de la FCC mantiene que su intención es proteger el principio de neutralidad y que el proceso abierto hasta el próximo mes de septiembre servirá para especificar los términos en los que se pueden firmar acuerdos para priorizar determinados contenidos. Sin embargo, los defensores de los derechos de los usuarios alegan que las nuevas reglas responden a los intereses de los grandes proveedores.

La votación de la FCC se produjo en respuesta a una sentencia judicial del pasado mes de enero en la que una corte de apelaciones rechazó que tuviera competencia para que Verizon, uno de los grandes proveedores del país, firmara este tipo de acuerdos. Aquella resolución, en la que fue cancelada la normativa planteada en 2010, instó además a la Comisión a que planteara un nuevo conjunto de reglas para una “Internet Abierta”, como ha hecho esta primavera.

El resultado ha decepcionado a los defensores de Internet tal y como lo conocemos. Tanto la industria como diferentes organizaciones en defensa de los derechos civiles alegaban que la FCC todavía puede “reclasificar” a los proveedores de acceso a Internet como hace con las compañías telefónicas, de manera que sí tenga competencia para garantizar la neutralidad. Si no lo hace y mantiene su definición actual como “servicios de información”, la Comisión carece de autoridad para decir a los proveedores lo que pueden cobrar por sus servicios.

El período de consultas hasta septiembre servirá para determinar si la FCC debe hacer modificaciones como ésta en su planteamiento. Aunque el voto de este jueves, cuando los comisarios expresaron por primera vez su postura ante esta opción, pone en duda que vayan a cambiar de opinión si tienen una segunda oportunidad.

Más información