La flora protegida ‘vence’ a la autopista

La justicia europea falla contra una carretera en una zona protegida de Holanda

Sienta jurisprudencia en toda la UE

La batalla parecía perdida: unas humildes hierbas contra la ampliación de una autopista. El Gobierno holandés decidió en 2011 modificar el trazado de la A2, una vía muy transitada, entre Den Bosch y Eindhoven. Se encontró con un problema: el proyecto afectaba a un lugar Natura 2000, una red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad. En concreto, ampliar la autopista iba a perjudicar, por la desecación y la acidificación de los suelos, a un hábitat de 6,7 hectáreas de prados de molinias. El Gobierno holandés siguió adelante, pero para “compensar” planeó crear nuevos prados de molinias en una zona cercana. El Tribunal de Justicia de la UE dictaminó este jueves que no actuó correctamente. Su fallo sienta jurisprudencia en toda Europa y refuerza la directiva Hábitats al aclarar que no se puede construir en un lugar Natura 2000 si con ello resulta afectado un hábitat protegido.

El Tribunal de Luxemburgo, que responde a una petición de aclaración del Consejo de Estado holandés, remarca que la directiva Hábitats no permite compensar con posterioridad, como pretendía Holanda, los efectos negativos de una actuación en una zona Natura 2000. En estas áreas protegidas, los proyectos que afecten a un hábitat están prohibidos en todos los casos, con una única excepción: cuando existan “razones imperiosas de interés público” y no haya soluciones alternativas. Solo en ese caso, que no era el de la autopista A2, lo que debe hacer el Estado miembro es tomar medidas compensatorias por el daño que crea el proyecto en cuestión.

Los espacios protegidos en la Red Natura 2000 cubren grandes extensiones en toda Europa. En España, por ejemplo, suponen el 27% del territorio, sumando tanto los lugares de importancia comunitaria (LIC) como las zonas de especial protección para las aves (ZEPA). Numerosos proyectos de carreteras, urbanizaciones o incluso aeropuertos han topado con estos espacios protegidos y, tal y como denuncian las organizaciones ecologistas, en muchos casos han conseguido declaraciones institucionales de “interés general” para así sortear la prohibición europea. Para evitar malas interpretaciones de la norma europea, ahora el fallo del Tribunal de la UE reitera que la excepción que contempla la directiva es eso, una excepción.

El Tribunal de Luxemburgo falló contra el desdoblamiento de la carretera madrileña M-501 en 2011, al considerar que había vulnerado la directiva Hábitats por afectar a tres espacios protegidos. La Comunidad de Madrid había declarado el proyecto “de interés general”.

“Sustituir un hábitat destruido creándolo en otro lugar es extremadamente complicado, e implica un alto riesgo de pérdida neta de biodiversidad. Es precisamente por eso por lo que la directiva Hábitats limita el uso de las medidas compensatorias a casos muy excepcionales”, señaló Wouter Langhout, portavoz de BirdLife Europa, tras conocer el fallo.