Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudades inteligentes, sí, pero habitables

Medio centenar de municipios en España impulsan la ciudad inteligente o smart city

Una aplicación móvil que busca aparcamientos para personas con movilidad reducida

Expertos temen que varios ciudadanos se queden descolgados por no poder acceder a las TIC

Aplicación que localiza plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida. Ampliar foto
Aplicación que localiza plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida.

Una aplicación web y móvil destinada a geolocalizar plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida recibió el pasado martes 10 de junio la mayor valoración por parte de representantes municipales dentro de la primera edición de StartUp4Cities. El objetivo de esta iniciativa, promovida por Fundetec y la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), es la presentación de propuestas por parte de empresas de base tecnológica, la mayoría de carácter emprendedor, orientadas a mejorar la eficiencia de las ciudades y la calidad de vida de sus ciudadanos.

DisabledPark, nombre de la propuesta ganadora, reúne varias características que comulgan con las bases primordiales de las ciudades inteligentes o smart cities, el término en inglés más extendido: reducción de la movilidad, o movilidad sostenible; aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a desarrollos urbanos; y mejora de la calidad de vida en las ciudades. Y hay algo más, el fomento del consumo de proximidad. “Tenemos ya 250 plazas de aparcamientos apadrinadas por empresas cercanas a los mismos, para que las personas que las localicen con el móvil y aparquen en ellas conozcan de su existencia; además la gran mayoría están adaptadas a personas con movilidad reducida”, explica Ana Puertas, cofundadora de DisabledPark.

Puertas comenta que gracias a la gran valoración obtenida en StartUp4Cities podrán ampliar su radio de acción a más ciudades e incluso mejorar la aplicación para detectar qué plazas hay libres e incluso informar sobre el acceso a otros bienes y servicios. Además de DisabledPark, en la primera edición de StartUp4Cities han tenido también buena acogida Trazeo Caminos Escolares, otro desarrollo mixto web-móvil que facilita la organización de rutas escolares comunitarias y favorece los desplazamientos a pie; Ecomesh, una instalación de paneles solares híbridos (térmico-fotovoltaicos) en las piscinas municipales para producir simultáneamente calor y electricidad; y un sistema de suelo radiante elevado (sobre el suelo original) prefabricado y desmontable, adaptable a diversos espacios.

Servicio de alquiler de bicicletas eléctricas en San Sebastián. ampliar foto
Servicio de alquiler de bicicletas eléctricas en San Sebastián.

Todos estos desarrollos resumen lo que son las ciudades inteligentes, de actualidad también por la celebración estos días en Ifema (Madrid) del Foro de las Ciudades. Su coordinador, y director de la revista Ciudad Sostenible, Carlos Martí, asegura que “la ciudad del siglo XXI necesita nuevas respuestas para convertirse en un espacio habitable y sostenible, donde los recursos se gestionen con la máxima eficiencia y los ciudadanos ganen en calidad de vida”. ¿Y qué diferencia una ciudad inteligente que esté dando estas respuestas de la que no las da? Para May Escobar, directora de Innovación de Fundetec y coordinadora de la oficina técnica de la RECI, “no es un fin porque la innovación es constante; es más bien una evolución, un modelo, un camino que se emprende y que no necesariamente está asociada a una urbe totalmente tecnificada, sino a aprovechar adecuadamente los recursos que ofrece la tecnología”.

Desde Pamplona trabaja activamente en la difusión de este modelo Zabala Innovation Consulting, coordinadora de la Smart Cities Stakeholder Platform, plataforma impulsada por la Comisión Europea que pretende identificar las necesidades relacionadas con la implantación de las ciudades inteligentes, además de difundir las tecnologías e iniciativas que faciliten su éxito. Juan Cristóbal García, consultor de Zabala, considera que Europa se juega mucho con el modelo de ciudades inteligentes, “no solo porque la concentración de población en las ciudades requiere mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, reducir el consumo energético, las emisiones contaminantes y la mejora de la movilidad sostenible, sino también porque las nuevas tecnologías vinculadas al concepto de smart cities pueden generar un sector de empleo clave para revertir la crisis económica. Europa es líder en este campo y puede suponer una referencia para las ciudades de Asia, América u Oriente Medio”.

Barcelona, San Sebastián, Santander, Málaga y A Coruña aparecen como ciudades repetidamente citadas como modelo en los foros que abordan este modelo de urbes. Escobar recuerda que “hace tan solo dos años comenzamos con 25 ciudades en RECI y ya somos 54, síntoma de que hemos crecido, pero no solo en cantidad, también en calidad, porque desde el alcalde de Roma a representantes de ciudades francesas nos llaman para interesarse por nuestra red”. La “solidaridad intermunicipal” es un rasgo que destaca Escobar como garante del éxito: “Cuando una ciudad incorpora una aplicación la comparte con el resto y permite un avance más rápido del modelo; esto también es innovación”.

En la excesiva dependencia de las TIC, y la no incorporación y participación de personas y sectores que no puedan acceder a ellas son uno de los riesgos de las ciudades inteligentes. Juan Carlos Ramiro, director de Accesibilidad del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad, es una de las personas que más incide en este riesgo. En su blog personal advierte: "Que estas nuevas tendencias tecnológicas se acerquen más al beneficio personal a través del fin de su uso no significa necesariamente que empiecen a contemplar la accesibilidad y usabilidad de las TIC para todos, eliminando cualquier discriminación social”. Ramiro sostiene que parte del beneficio económico que se consigue con la extensión de las TIC debería emplearse en hacer servicios y aplicaciones accesibles “para todos”. May Escobar reconoce que “falta dar el salto generacional para llegar a personas mayores de 50 años, y para eso también incluimos en RECI programas de formación y capacitación”.

Hasta el pasado mes de marzo Madrid también acogió la Feria Internacional Ciudad Creativa-Cibeles 2013,en la que se expuso una mirada crítica a las ciudades inteligentes, presentándolas como “un concepto previamente establecido por las corporaciones tecnológicas que, muchas veces, basadas en la eficiencia económica, han dejado de lado conceptos difíciles de computar como la felicidad, el grado de representación o el bienestar de una sociedad” Hace poco los partidos políticos de la oposición en el Ayuntamiento de A Coruña criticaban el proyecto Coruña Smart City por no colmar las expectativas de empleo y desarrollo que encierra. Santiago Folla-Cisneros, de UPyD, señalaba que la iniciativa “empieza a parecerse a un proyecto de marketing y autobombo en vez de un proyecto TIC metropolitano que beneficie al ciudadano". Pero la última gran controversia con un proyecto vinculado a las ciudades inteligentes fue la huelga europea de taxi contra la aplicación móvil Uber.

La integración y colaboración de la sociedad civil en el desarrollo de las ciudades inteligentes resulta crucial. Entre el panel de decenas de ponentes y expertos que intervienen en el Foro de las Ciudades que se celebra en Ifema solo aparece un representante de asociaciones de vecinos o de consumidores. Tras varios intentos, la Organización de Consumidores y Usuarios no nos ha dado su parecer, pero Juan Cristóbal García tiene claro que para conseguir la excelencia tecnológica “se requiere de la colaboración entre administraciones, empresas y organizaciones, y por supuesto la participación de la ciudadanía, para que haya una gestión activa y real de la demanda”. Y pone el ejemplo de la estrategia Smart City Pamplona, “una experiencia colaborativa muy interesante con convenios entre el Ayuntamiento y otras entidades, públicas y privadas, para crear un escenario común para promover, en condiciones de igualdad y transparencia, el desarrollo de proyectos piloto y colaboraciones”.

Movilidad sostenible y eficiencia energética, claves

Reducir la movilidad, crear calles peatonales o de tráfico calmado e incentivar el uso del transporte público y la bicicleta son características básicas de la movilidad sostenible urbana e inherentes también al concepto de ciudad inteligente. Para Juan Cristóbal García, “las TIC tienen un margen de actuación amplísimo en este campo, ya que podemos pensar en aplicaciones para la búsqueda de aparcamientos, que cada vez estarán más alejados del centro de la ciudad, para favorecer la intermodalidad (tren, tranvía, metro, autobús…) y reducir la contaminación, para localizar puntos de recarga de vehículos eléctricos y aparcamientos con bicicletas de alquiler”.

Barcelona y Sevilla tienen ya una importante trayectoria de servicios de bicicleta pública de alquiler y en ciudades como San Sebastián están incorporando eléctricas. “Imagínate una aplicación que te aconseja cómo realizar un recorrido entre dos puntos de la ciudad, poniendo a tu disposición todas estas formas de movilidad para que elijas y combines las que más te convengan a lo largo del recorrido”, apunta García.

La rehabilitación de edificios es una de las actuaciones con mayor margen de mejora de la eficiencia energética. “Los sistemas inteligentes nos pueden ayudar a ahorrar energía en este ámbito: se estima que podríamos reducir hasta una 65% nuestro consumo de energía en este ámbito con las tecnologías hoy en día disponibles”, recuerda el consultor de Zabala.