Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tortuga marina verde completa la histórica travesía de Cocos a Galápagos

Sanjay, un macho de 53 kilos seguido mediante un transmisor satelital que se le colocó en su caparazón, vence la hostilidad de las flotas pesqueras americanas y asiáticas del Pacífico

Sanjay, la tortuga que hizo el recorrido de Cocos a Galápagos.

Sanjay, un macho adulto de tortuga marina verde, venció la hostilidad de las flotas pesqueras americanas y asiáticas en el Océano Pacífico y completó una histórica migración marítima. En un recorrido de 788 kilómetros del 2 al 16 de junio, Sanjay navegó desde el Parque Marino de Cocos, en Costa Rica, hacia la Reserva Marina de Galápagos, en Ecuador, y se convirtió en el primer ejemplar de una especie amenazada en conectar directamente ambas regiones protegidas y en demostrar la conectividad que existe en el Pacífico Este Tropical.

La odisea de la tortuga de 53 kilogramos fue registrada mediante su monitoreo satelital. En una operación desplegada a inicios de este mes en la isla del Coco, que pertenece a Costa Rica y es parte del Parque, por Turtle Island Restoration Network y el Programa de Restauración de Tortugas Marinas (Pretoma), a Sanjay y a otras dos quelonios de la misma especie se les colocó un transmisor especial con el que se les puede rastrear, para “entender” sus rutas migratorias, y que se les adhirió a su caparazón con un pegamento especial que tampoco les provoca ningún daño.

De más de 100 tortugas marcadas con los transmisores desde 2009, Sanjay es la primera que migra entre Cocos y Galápagos y, de acuerdo con los análisis de sus más recientes transmisiones, continúa moviéndose aparentemente hacia una zona de playas de anidación, en el mismo archipiélago ecuatoriano.

“La ruta que Sanjay tomó está plagada de líneas de pesca”, explicó el costarricense Rándall Arauz, presidente de Pretoma, asociación no estatal de Costa Rica que mantiene un plan de seguimiento satelital, acústico y genético de los animales en la isla. “Existen varias iniciativas internacionales para mejorar la conservación en el Pacífico Este Tropical y ahora es el momento para que estas iniciativas se traduzcan en acciones para proteger a estas tortugas de la pesca insostenible”, como las que ejecutan las flotas asiáticas y americanas, dijo.

De más de 100 tortugas marcadas con los transmisores desde 2009, Sanjay es la primera que migra entre Cocos y Galápagos

Por su parte, el estadounidense Alex Hearn, director de Ciencias de Conservación en Turtle, una organización no gubernamental de California, afirmó que el recorrido de Sanjay “es verdaderamente impresionante”, ya que “sabía muy bien a dónde se dirigía: fue directo de una reserva marina a otra”.

“Estas áreas protegidas del océano son puntos importantes para especies amenazadas como las tortugas marinas, pero también debemos considerar sus rutas migratorias entre las reservas marinas”, añadió, en una declaración escrita.

El estadounidense Todd Steiner, director ejecutivo de Turtle e investigador adjunto principal del programa de investigación en la isla del Coco, destacó que “estas especies están protegidas mientras se encuentran dentro de las reservas, pero una vez que salen fuera de la zona de no-pesca, están siendo masacradas por las flotas pesqueras industriales que calan millones de anzuelos en la región".

Steiner subrayó que el objetivo es reunir suficiente información científica para entender las rutas migratorias y trabajar para que se protejan. La mayor mortalidad de tortugas se produce por los métodos utilizados por flotas costarricenses, chinas, japonesas, coreanas, taiwanesas y de otras naciones asiáticas. La cifra anual de tortugas atrapadas en todo el mundo en redes supera los 250.000 y en aguas de Costa Rica sobrepasa las 15.000, según Pretoma, que integra la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Sociedad Mundial Para la Protección Animal (WSPA). De 6.000 a 9.000 toneladas métricas de fauna acompañante—casi 95% de la captura total—son descartadas de las redes de arrastre en Costa Rica, aseguró.

Conexión genética

Para la alemana Maike Heidemeyer, que realiza consultorías en genética para Pretoma, “es emocionante” observar a una tortuga que migra desde la isla del Coco a Galápagos, pero principalmente porque “estudios genéticos preliminares sugieren que existe una conexión entre las tortugas marinas verdes de Cocos y de Galápagos”.

En un recuento técnico del escenario, Arauz detalló que las tortugas marinas verdes, como Sanjay, cumplen un papel vital en el ecosistema marino del Pacifico Este Tropical. “Si bien no se conoce mucho sobre la distribución de tortugas juveniles y machos como Sanjay, se han identificado importantes playas de anidación en las islas Galápagos, en las islas Revillagigedo, de México, y en la costa del Pacífico norte de Costa Rica”, precisó. En la isla del Coco hay dos tipos de poblaciones de tortuga verde: la tortuga verde del Pacífico Oriental o “tortuga negra”, y la del Pacífico Occidental.

Con la información que están obteniendo con las marcas satelitales sobre las tortugas marinas, Pretoma y Turtle estarán en capacidad de “interpretar” sus movimientos, para vincular los hábitats que ocupan en distintas fases de sus vidas, determinar la “conectividad biológica” entre ambos santuarios (Cocos y Galápagos) y diseñar medidas “efectivas” de conservación regional, adujo Arauz.

Cada transmisor satelital vale unos 4.000 dólares y, pese a su eficiencia, existe riesgo de que deje de funcionar por las hostiles condiciones marinas. La información que envían es captada por Argos, firma basada en Francia y Estados Unidos que opera una red de satélites hace más de 20 años y recoge, procesa y distribuye datos medioambientales de plataformas fijas y móviles por todo el planeta. Argos reenvía mensajes de correo electrónico a Pretoma con los datos recabados para poder estructurar el recorrido del animal.

Cada transmisor satelital vale unos 4.000 dólares y pese a su eficiencia, existe riesgo de que deje de funcionar por las hostiles condiciones marinas

El aparato permite seguir con exactitud el recorrido, la profundidad a la que descendió y la temperatura del agua y aporta datos cruciales para promover acciones de manejo y conservación de la especie. El dispositivo de la tortuga que recorrió de Cocos a Galápagos fue una donación, hecha desde un sitio sin revelar, por una persona que recibió acceso tecnológico para que también siguiera el recorrido. ¿Y por qué Sanjay? El hombre que financió parte de la expedición de Pretoma y Turtle a inicios de este mes a la isla para colocar los instrumentos y el que capturó al macho adulto es una misma persona: se llama… Sanjay.