Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retenida la sudanesa condenada a muerte por hacerse cristiana

Las fuerzas de seguridad han impedido temporalmente su salida desde el aeropuerto de Jartum

Una imagen de Meriam en su boda, colgada por un familiar en Facebook.
Una imagen de Meriam en su boda, colgada por un familiar en Facebook.

Las autoridades de Sudán han retenido este martes a Meriam Yahia Ibrahim Ishag, la mujer condenada a muerte por convertirse al cristianismo y que quedó en libertad este mismo lunes. Los agentes han impedido que la mujer, su marido y sus dos hijos abandonen el país desde Jartum, según han explicado fuentes policiales. La familia fue retenida durante unas horas en el aeropuerto y luego Yahia fue trasladada a una comisaría, según ha informado su abogado, Mohaned Mostafa.

Un familiar ha afirmado que la pareja había sido detenida por la "Seguridad Nacional" de Sudán. Sin embargo, a última hora de este martes, Estados Unidos ha asegurado que la mujer y su marido no han sido arrestados, informa France Press. "El Departamento de Estado ha sido informado por el Gobierno sudanés de que la familia ha sido temporalmente retenida" en el aeropuerto "por cuestiones relacionadas con su viaje (...), pero no ha sido detenida", ha declarado la portavoz de la diplomacia norteamericana Marie Harf. El marido de Ibrahim tiene pasaporte estadounidense.

El incidente se ha producido solo un día después de que un tribunal sudanés ordenase la inmediata puesta en libertad de la mujer, de 27 años. Con esta decisión canceló la sentencia que la condenó en 15 de mayo a morir en la horca por renunciar a la fe musulmana, algo que ella siempre negó al argumentar que fue educada como cristiana.

La familia ha sido retenida en el aeropuerto de Jartum porque no tenía la documentación adecuada para abandonar el país, según ha sostenido el ministro de Exteriores, Abdullahi Alzareg. De acuerdo con fuentes consultadas por la cadena británica BBC y citadas por Europa Press, Ibrahim y su familia fueron interceptados por unos 40 agentes de seguridad, aunque, según un alto cargo sudanés, serán liberados "pronto".

Alzareg ha explicado que Ibrahim no tenía la documentación adecuada porque pretendía abandonar Sudán con papeles expedidos con carácter de urgencia por Sudán del Sur y con un visado estadounidense. Aunque la mujer es sudanesa, su marido, Daniel Wani, es un cristiano con nacionalidad estadounidense nacido en lo que hoy es Sudán del Sur, que proclamó su independencia el 9 de julio de 2011, por virtud de un acuerdo entre Jartum y Yuba.

Uno de los abogados de Ibrahim, El-Shareef Alí, ha denunciado en la cadena británica que las autoridades sudanesas les han denegado el acceso a su cliente.

Meriam Yahia Ibrahim Ishag fue encarcelada en agosto de 2013 tras ser denunciada por un familiar por casarse con un cristiano. Durante su estancia en prisión, la mujer tuvo a su segundo bebé. El tribunal que el pasado mayo la condenó a morir aplazó durante dos años la ejecución de la sentencia para que pudiera amamantar al bebé. El abogado del caso, Mohamed Ibrahim, explicó en su recurso contra la condena que la mujer, de padre musulmán y madre cristiana, nunca había profesado el islam porque la educó su madre.

La tradición islámica designa automáticamente a los hijos de varones musulmanes como seguidores también de esta religión, por lo que se acusó a Ibrahim de renunciar a su fe. Además, fue condenada por adulterio, puesto que se declaró nulo su matrimonio en 2011 con Daniel Wani. Las leyes de la sharía (ley islámica) no permiten que una mujer musulmana se case con un cristiano.

Más información