Bolivia permitirá que los niños menores de diez años trabajen por cuenta propia

Los niños logran introducir cambios en el proyecto del Código Niña, Niño y Adolescente

Protesta por el trabajo infantil en Bolivia en diciembre de 2013. / ANDREA MARTÍNEZ (AFKAPHOTOS)

El proyecto del Código del Niño, Niña y Adolescente, cuyo debate comienza este martes en la Cámara de Senadores de Bolivia, establece la edad mínima para trabajar en catorce años, pero admite excepciones en el caso de menores de diez, en el denominado régimen “por cuenta propia” o independiente.

El texto de la norma ha sido aprobado en los últimos días por la Cámara de Diputados e incluye una serie de observaciones y modificaciones que los niños y adolescentes, apoyados por educadores, acordaron durante una reunión, el pasado 3 de junio, con el presidente del Senado, Eugenio Rojas.

La disposición en ciernes ha pasado a la Comisión de Constitución de Senadores, que acaba de convocar a sesión para revisar y sancionar a fin de enviar el texto al Poder Ejecutivo para su promulgación. El Código entrará en vigencia a partir de agosto de 2015, según se ha informado en la Cámara Alta de La Paz.

A pesar de los acuerdos entre niños y legisladores, todavía persisten las dudas entre los pequeños trabajadores respecto a la delimitación de la edad laboral en un contexto distinto a la realidad del Estado boliviano, comprometido a proteger la niñez y la juventud y, a honrar convenios internacionales sobre la regulación del trabajo de menores.

El delegado por Cochabamba Gerald Vino, de diez años, se preguntaba: “¿Por qué los niños no deben trabajar, si yo en mi trabajo me divierto con los demás niños trabajadores de Cochabamba?”.

Menos divertidos que Gerald, las calles de las ciudades bolivianas están llenas de pequeños trabajadores desde los cinco años que necesitan obtener algún centavo para sobrevivir a la disgregación de la familia, al abandono o a la condición de sin techo que, a veces, asume el menor para escapar del maltrato y la violencia intrafamiliar. El Defensor del Pueblo ha informado que cada año unos 900 niños son abandonados en las calles o en los basureros. El 40% de ellos queda en total orfandad.

En el acápite relativo al trabajo de los menores, el proyecto de Código establece dos regímenes: el de la dependencia laboral a partir de los 14 años, la percepción de un salario no inferior al mínimo nacional y una jornada de ocho horas con dos horas de permiso para el estudio, además de un horario que no puede sobrepasar las diez de la noche.

El segundo régimen, denominado “por cuenta propia”, admite el trabajo de menores entre diez y catorce años con previa autorización de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, que además deberá llevar un registro de estas autorizaciones.

La denominación “por cuenta propia” alude al desempeño del menor que “sin formar parte de la actividad familiar o comunitaria realiza sin que exista relación de subordinación o dependencia laboral”. La principal actividad “por cuenta propia” corresponde a los menores dedicados a lustrar los zapatos en las áreas urbanas, entre otras.

El régimen laboral para los menores bolivianos, que conforman un ejército de casi un millón de personas, prohíbe específicamente el trabajo de niños, niñas y adolescentes en la zafra (cosecha) de caña de azúcar, de castaña (nuez amazónica); en la minería (principalmente como perforista o encargo de colocar cargas explosivas de dinamita), en las ladrilleras, en el expendio de bebidas alcohólicas y recolección de desechos que afecten a la salud, como peores formas de explotación.

Además, se incluyen en las prohibiciones el modelaje que implique imagen erótica, el trabajo en amplificación de sonido y en el manejo de maquinaria peligrosa.

A diferencia del área urbana donde es posible la aplicación de las leyes, en el área rural, donde se encuentra el grueso del trabajo infantil, esa tarea será más difícil.

La cultura del trabajo de los menores de edad en el área rural tiene otro concepto: forma parte de la vida y del aprendizaje de la persona como miembro de una familia y una comunidad. El informe “Mi fortaleza es mi trabajo” recoge una serie de experiencias y de visiones tanto de padres como de hijos en pueblos originarios sobre el trabajo del menor.

“Desde pequeños deben aprender, de acuerdo a la edad; podrían volverse flojitos y cuando ya sean grandes será difícil que aprendan los oficios del campo”, explica un padre de la comunidad de Asanquiri.

“El trabajo nos enseña cómo es la vida; un niño que trabaja valora más el dinero que el niño que no trabaja y no sabe lo que cuesta la vida y no le importa, no sabe lo que está perdiendo”, afirmó Cristina que emigró del campo a la ciudad de El Alto.

Los líderes de la Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (UNATSBO) están conformes con los acuerdos logrados en el texto del Código. En realidad, es un tremendo éxito para todos los trabajadores menores de 18 años, que no solamente han frenado una medida inconsulta en 2013, sino que han logrado introducir modificaciones durante un diálogo con las autoridades, con quienes se reunirán cada cinco años para analizar los cambios producidos. Lo que no se ha dicho aún es que, por primera vez, los niños trabajadores se hacen “visibles” ante una sociedad que los ha ignorado casi siempre y alcanzan uno de sus sueños: ser respetados y protegidos como trabajadores.