Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo telescopio europeo de rayos X explorará el universo caliente

El Athena será lanzado al espacio en 2028 y costará 1.300 millones de euros

Ilustración de una galaxia activa con un agujero negro en su centro.rn
Ilustración de una galaxia activa con un agujero negro en su centro.

Un telescopio de rayos X avanzado, Athena, capaz de observar con mayor profundidad que ahora la formación de grandes estructuras cósmicas o el crecimiento de agujeros negros gigantes, será lanzado al espacio en 2028. Será el mayor y más potente observatorio de rayos X, para estudiar la materia y los fenómenos celestes más calientes. La misión se integra en el programa de Ciencia y Exploración Robótica de la Agencia Europea del Espacio (ESA) y ha sido aprobada con un presupuesto de mil millones de euros, a los que se añadirán otros 300, a cargo de las instituciones de investigación de los países participantes que desarrollen y construyan los instrumentos científicos del telescopio. Este futuro instrumento científico será el heredero del XMM- Newton, actual observatorio de rayos X de la ESA.

Ilustración del futuro telescopio espacial de rayos X Athena.
Ilustración del futuro telescopio espacial de rayos X Athena.

“Athena, combinando el hecho de ser un gran telescopio de rayos X con los instrumentos científicos más avanzados, abordará cuestiones clave de la astrofísica: cómo y por qué la materia ordinaria se junta formando galaxias y grupos de galaxias que vemos hoy en el cielo y cómo los agujeros negros crecen e influyen en su entorno”, explica la ESA en un comunicado. “Los científicos creen que en el centro de casi todas las galaxias hay agujeros negros desempeñando un papel fundamental en su formación y evolución. Para investigar esta conexión, Athena observará las emisiones muy calientes de materia justo antes de ser tragada por un agujero negro”.

El futuro observatorio ha sido propuesto por un equipo internacional liderado por siete científicos europeos, incluido Xavier Barcons, investigador del Instituto de Física de Cantabria IFCA (CSIC- Universidad de Cantabria), según informa esa institución.

Athena trabajará a una distancia de un millón y medio de kilómetros de la Tierra, en torno al punto de equilibrio gravitatorio Lagrange-2, donde están, entre otros, los telescopios Herschel, Planck y Gaia de la ESA y a donde se enviará el James Webb, futuro sustituto del telescopio espacial Hubble.

“Agujeros negros, cúmulos de galaxias, estrellas de neutrones, restos de supernovas, estrellas activas o incluso atmósferas de planetas del Sistema Solar estarán en el punto de mira de Athena”, resume el IFCA.

Esta misión nueva de la ESA, inscrita en el programa Cosmic Visions. “Su elección asegura que el éxito de Europa en el campo de la astronomía de rayos X se mantendrá más allá de la vida útil de nuestro observatorio insignia XMM-Newton”, ha declarado Álvaro Giménez, director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA.

A partir de ahora los científicos y los ingenieros deben abordar los retos tecnológicos del nuevo telescopio, incluida la óptica del mismo y la refrigeración, ya que uno de los detectores funcionará a solo 50 milésimas de grado sobre el cero absoluto (273 grados bajo cero). Todavía está en discusión la posible participación en Athena de socios internacionales, como la NASA y la agencia espacial japonesa JAXA, según informa el IFCA.