Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes frenan el avance de las mujeres en la ciencia

El porcentaje de investigadoras no ha variado en los últimos años y ocupan puestos más bajos

Científicas en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.
Científicas en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.

El avance de las mujeres en la ciencia se ha estancado en los últimos años en España, sobre todo por la congelación de las plantillas en los organismos de investigación públicos y las universidades. La proporción respecto a los hombres no ha variado prácticamente desde 2008: del 38,16% registrado ese año se pasó en 2012 al 38,47%. Es la principal conclusión del informe Científicas en cifras 2013,elaborado por la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Economía y Competitividad, que refleja además que persiste el techo de cristal: las mujeres ocupan en general puestos de menor responsabilidad y prestigio, menor salario y menor estabilidad laboral.

Inés Sánchez de Madariaga, directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia, ha destacado esta mañana en la presentación del informe varios indicadores que confirman la existencia de “una brecha de género desproporcionada en las categorías más altas de la profesión”. En la universidad, por ejemplo, mientras hay un 55,8% y un 51% de mujeres matriculadas en programas de máster y doctorado, solo un 19,5% logran después ocupar las posiciones más elevadas de la carrera investigadora.

Lo mismo ocurre en los organismos públicos de investigación, como el CSIC o el Ciemat, donde hay mayor proporción de hombres en los puestos de personal funcionario doctor. “A partir de 2002 empezamos a observar un avance sostenido en la promoción de mujeres dentro del CSIC, y esta situación se mantuvo hasta 2007. Pero desde 2008, como no salen plazas, este proceso se ha detenido e incluso nos tememos que cuando analicemos las cifras de los últimos dos años se haya producido un retroceso”, afirma Pilar López Sancho, presidenta de la Comisión de Mujeres y Ciencia del CSIC.

López Sáncho, que precisamente hoy ha participado como jurado en la selección de las ganadoras de las becas de investigación L’Oréal-Unesco para mujeres científicas en España (sus nombres se darán a conocer en otoño), ha podido constatar ese retroceso al evaluar los trabajos de las candidatas. "Muchos son de altísimo nivel y, pese a ello, sus autoras no han conseguido puestos permanentes y subsisten con contratos temporales. Esto también les está pasando a los hombres, pero en el caso de las mujeres es más grave porque supone un parón en ese avance que estábamos registrando", advierte.

En relación con el resto de la UE, España se mantiene o se acerca en general a la media europea, e incluso se sitúa ligeramente por encima en la proporción total de mujeres. Pero este buen dato tiene una vertiente negativa: aunque hay más científicas, acceden menos a los puestos más altos.

La secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha asegurado que su departamento tendrá en consideración estos datos para avanzar en la aplicación de medidas que ayuden a corregir los problemas detectados. "No es necesario hacer más leyes, tenemos suficientes. Lo que tenemos que hacer es conseguir que se cumplan, y para eso tenemos que hacer más seguimiento", ha dicho en la presentación del informe.