Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE rechaza la iniciativa francesa para abaratar el fármaco contra la hepatitis C

Los Veintiocho intentarán impulsar nuevas medidas a partir de octubre

La pastilla para combatir la hepatitis C que cuesta 1.000 dólares (736.969 euros). Getty Images

Bruselas ha rechazado esta mañana la iniciativa francesa de crear una plataforma europea específica para combatir el elevado precio del medicamento más avanzado para combatir la hepatitis C. Tanto los países miembros como la Comisión Europea aseguran compartir la preocupación francesa, pero consideran que ya existen otros instrumentos en el seno comunitario para coordinar esta batalla contra la carestía del producto derivada de su coste. Los Veintiocho volverán a examinar la cuestión a finales de octubre.

Francia lleva semanas instando a sus socios comunitarios a que unan fuerzas para rebajar el elevado precio del fármaco Sovaldi, un medicamento de última generación que se ha mostrado eficaz contra la enfermedad pero que cuesta 60.000 euros para un tratamiento completo. Los secretarios generales de los diferentes ministerios de Sanidad han escuchado esta mañana en Bruselas el llamamiento francés a crear una especie de plataforma conjunta para conseguir mejores precios y condiciones por parte de la industria, pero han rehusado crear un mecanismo específico para lograrlo.

La hepatitis C, una enfermedad contagiosa que puede derivar en cáncer de hígado o en cirrosis, se ha convertido en un grave problema de salud pública en Europa. Afecta al 0,5% de la población en los países nórdicos y llega hasta el 5% en el sur y el este de Europa. Entre 5 y 10 millones de europeos están afectados y el sofosbuvir, el principio activo que lo combate y que se comercializa como Sovaldi, podría marcar el inicio de la erradicación de esta enfermedad.

El Ejecutivo comunitario insta a la que las propuestas se canalicen a través del grupo que ya existe para gestionar las compras, una iniciativa puesta en marcha hace pocos días para comprar vacunas y otros medicamentos que se consideren prioritarios para la salud pública europea. Quince países forman parte ya de este grupo (entre ellos España) y otros han mostrado su disposición a hacerlo, lo que supone incluir a casi toda la UE.

España ha mantenido una posición similar a la del resto de sus socios: no es necesario un instrumento específico para abaratar ese medicamento, pero si se crea, se sumará a la mayoría.

Fuentes comunitarias aseguran que lo decidido hoy no supone dar carpetazo a la iniciativa francesa. La necesidad de rebajar el coste de este medicamento continuará entre las prioridades sanitarias e Italia, que ahora ejerce la presidencia de turno de la UE y figura entre los países más afectados, pretende hacer seguimiento de este asunto. El grupo de precios y reembolso de medicamentos, que depende de la Dirección General de Empresa en la Comisión Europea, abordará la cuestión de la hepatitis en su próxima reunión del 23 y 24 de octubre.

España ha mantenido esta mañana una posición similar a la del resto de sus socios: no es necesario un instrumento específico para abaratar ese medicamento, pero, si se crea, se sumará a la mayoría. Una portavoz del Ministerio de Sanidad ha señalado a este diario que hasta la reunión convocada este martes por la Comisión Europea y la presidencia europea los países no habían tenido ocasión de posicionarse oficialmente ante la propuesta planteada por Francia sobre el elevado precio del nuevo medicamento para la hepatitis C –soforbuvir- y el propósito de unir esfuerzos entre los países europeos. En el encuentro de esta mañana, “España se ha mostrado de acuerdo en colaborar”, indican estas fuentes, informa Jaime Prats.

El ministerio confirma que los responsables europeos de Salud han acordado reabrir la cuestión en el encuentro de octubre, que tratará de determinar una estrategia conjunta “no solo frente al precio del tratamiento de la hepatitis C, sino de otros medicamentos innovadores especialmente caros”, como antiretrovirales o antitumorales. Hasta entonces, el ministerio seguirá negociando con Gilead, el laboratorio que vende el fármaco, para tratar de alcanzar un acuerdo sobre su precio e  incorporarlo al Sistema Nacional de Salud. 

Más información