Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que mutiplicó el trigo

Sanjaya Rajaram, ciudadano de India naturalizado mexicano, gana el 'Nobel' de Agricultura

El doctor Sanjaya Rajaram.
El doctor Sanjaya Rajaram.

Dice el embajador Kenneth M. Quinn, presidente de WFP, que recibir el Premio Mundial de Alimentación es como ganar una medalla de oro olímpica por combatir el hambre. Cuando el doctor Sanjaya Rajaram llegó a México con su esposa a finales de los años sesenta ninguno de los dos sabía ni una pizca de español. “Me pareció un país extraño, pero me gustó la vida, la gente, la amabilidad”.

Cinco décadas después, tras haber desarrollado a este lado del mundo más de 480 variedades de trigo, su trabajo ha sido premiado con el que es considerado el Nobel de la Agricultura y la Alimentación, un galardón que se concede anualmente en Iowa (Estados Unidos) desde hace 28 años.

Sanjaya Rajaram nació en India, cursó un doctorado en Australia y aterrizó en México para trabajar en el Centro Internacional del Mejoramiento del Maíz y el Trigo (CIMMYT), donde conoció al científico agrícola norteamericano Norman E. Borlaug. Con él llevó a cabo el desarrollo de nuevas variedades de trigo, lo que sirvió para acercar la Revolución Verde -incremento de la producción agrícola- al sur de Asia. Por su contribución a la lucha contra el hambre, la inanición y, consecuentemente, la muerte de millones de personas, Borlaug ganó el Nobel de la Paz en 1970.

A lo largo de su carrera, que siguió en México, Rajaram continuó las labores de Borlaug y desarrolló 480 variedades de trigo de alto rendimiento resistentes a enfermedades y la las malas condiciones climáticas sobre 58 millones de hectáreas en 51 países distintos. En palabras del propio presidente del Premio Mundial de Alimentación, Kenneth M. Quinn, gracias a este trabajo la producción global de este cereal se incrementó en más de 200 millones de toneladas en las últimas décadas, lo que aumentó la calidad, cantidad y disponibilidad de alimentos en el planeta.

“Hoy 4.500 personas en el mundo tienen el trigo como base de la alimentación”, recordaba este martes en conferencia de prensa Nuria Urquía, representante de la FAO en México. En este sentido los trabajos de Rajaram “fueron visionarios, pioneros y fundamentales para el desarrollo genético del trigo”.

Hoy, aquel científico que llegó a México solo por dos años “más extranjero que nadie” advierte de que el campo mexicano necesita soldados. “El doctorado está bien, pero con ello no vamos a resolver los problemas en el terreno, debemos entrenar a jóvenes no solo en la alta ciencia, sino en llevar la ayuda técnica a los agricultores”. El doctor, además, aboga por cambiar las prácticas de suelo para abaratar los costes de producción y alerta de las consecuencias del cambio climático: la sequía, las inundacioens y el aumento de la temperatura en los próximos 20 años deteriorarán las cosechas.

Según la Secretaría de Agricultura federal, Mexico ocupa el puesto número 13 dentro de los exportadores de alimento en el mundo y es también uno de los 20 primeros productores de alimentos en general. El éxito en el cultivo de frutas y vegetales, la carne de res y de cerdo contribuyen a los buenos resultados del país en esta industria.