La alerta por posible erupción del volcán islandés pone en guardia a Eurocontrol

La organización europea para la seguridad aérea dice estar más preparada que en 2010

 reuters-live

Europa se prepara ante la potencial entrada en erupción del volcán islandés Bardarbunga, pero aboga por la mesura. La organización europea para la seguridad en la navegación aérea, Eurocontrol, ha admitido este miércoles que su posible entrada en actividad "podría afectar" al tráfico aéreo en la UE pero afirma estar "más preparada" que en abril de 2010, cuando la erupción del Eyjafjalla desató un caos en los cielos europeos que dejó en tierra a 10 millones de pasajeros y acarreó unas pérdidas de más de 1.300 millones de euros a las aerolíneas. Las autoridades islandesas ya han empezado a evacuar las áreas más cercanas al volcán, el segundo mayor de la isla, tras decretar el martes la alerta naranja (el cuarto nivel de una escala de cinco) por la amenaza de erupción.

Las autoridades aéreas europeas parecen haber aprendido la lección de hace cuatro años —cuando su reacción exagerada maximizó el daño sufrido por pasajeros y líneas aéreas— y han optado por la calma. "Estamos mejor preparados que en 2010. Los protocolos de actuación han cambiado desde entonces para minimizar el impacto de una posible erupción volcánica", admite un portavoz del organismo europeo. Ahora, explica, Eurocontrol lleva a cabo dos simulacros al año, en los que involucra a aerolíneas, autoridades nacionales de aviación civil y agencias estatales de meteorología. El último de estos ejercicios se produjo el pasado mes de abril.

El impacto de la erupción del Eyjafjalla también llevó a Eurocontrol la creación de una Célula de Coordinación de Crisis de la Aviación Europea (EACCC, por sus siglas en inglés) presidida por el Ejecutivo comunitario y por la propina organización para la seguridad aérea. En esta unidad, cuyo cometido es evaluar y emitir recomendaciones sobre cualquier anormalidad que pudiera afectar a la seguridad en vuelo, también participan los Estados miembros y las líneas aéreas.

En una nota en su página web, el organismo subraya que, aunque en caso de erupción del volcán las autoridades de aviación civil de los Estados miembros serían las responsables de imponer o no restricciones en su espacio aéreo, en la actualidad hay un enfoque "más armonizado" que reconoce más poder a las aerolíneas sobre la decisión de volar o no volar, con arreglo a sus propias evaluaciones de riesgos de seguridad. Este cambio se traduciría, según Eurocontrol, en menos cancelaciones que en 2010. Por su parte, un portavoz de Iberia ha destacado que la compañía tiene un plan de contingencia propio, pero considera "prematuro" pronunciarse sobre la posible erupción del Bardarbunga.

La calma de Bruselas ante la eventual nube de ceniza contrasta con la inquietud que empieza a despertar en Islandia. Un representante de la Autoridad de Aviación del país nórdico ha declarado este miércoles a la televisión pública Rúv que una hipotética entrada en actividad del volcán podría afectar al tráfico aéreo en un grado similar al de 2010, informa Efe.