Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su mujer con una escopeta en Pontevedra y luego se suicida

El presunto agresor llamó a la Guardia Civil anunciando el crimen. La pareja tenía dos hijos

Domicilio en el que residía la pareja fallecida en Barro (Pontevedra). EFE

Un hombre mató ayer a su esposa de un disparo y después se suicidó ahorcándose en su vivienda del municipio pontevedrés de Barro. El matrimonio, tenía dos hijas, menores de edad. Se trata de la sexta víctima de violencia machista en Galicia en lo que va de año —en todo 2013 fueron tres— y la 37ª en el conjunto de España. La mujer no había presentado denuncias previas por malos tratos.

 El matrimonio habitaba una casa en la parroquia de Portela, en una zona rural pero al tiempo próxima al enlace con la autopista y la estación de tren de un municipio que limita al sur con la capital de la provincia. Una patrulla de la Guardia Civil fue la primera en enterarse porque el propio homicida, de 48 años, llamó por teléfono a la Comandancia del instituto armado para anunciar que acababa de matar a su esposa, de 38, y que se iba a suicidar. Cuando llegaron los agentes, se encontraron a la víctima en el suelo de la cocina y al hombre colgado de una viga en un galpón dentro de la finca.

“Me despertaron los gritos de una vecina, salí y ya me encontré a la Guardia Civil”, comentaba a mediodía desde la puerta de su casa una de las vecinas, que no encontraba explicación a lo sucedido. Reacción muy similar a la de otros habitantes del pueblo, que en la habitual reunión del mediodía en el bar no daban crédito a la noticia e intercambiaban miradas de consternación. La mayoría, en un pueblo de menos de 4.000 personas, conocía al matrimonio, siquiera indirectamente. El hombre había trabajado como obrero, mientras que la mujer acompañaba a los niños en la ruta del autobús escolar. El alcalde de Barro, José Antonio Landín, lamentó el “inesperado” crimen, según recoge Europa Press. “La esposa era una persona normal y muy conocida” y el marido estaba “perfectamente integrado” en la vida del pueblo y había llegado a jugar en el equipo de fútbol local, indicó el alcalde.

Las muestras de condolencia a la familia y censura de los hechos por parte del ámbito político se sucedieron a lo largo de la mañana. “Es inaceptable que en el siglo XXI se mantenga la violencia de género como uno de los problemas encima de la mesa, que salta cada cierto tiempo y que afecta a las personas de una forma tan dura”, señaló en un comunicado el viceportavoz del PP en el Parlamento autónomo, Román Rodríguez. Similar reacción tuvieron PSdeG y BNG, que pidieron al mismo tiempo un refuerzo de la lucha contra la violencia sexista. Los socialistas de Pontevedra llamaron a “poner la lucha contra la violencia machista como uno de los primeros puntos de la agenda política del Gobierno”. La portavoz de Igualdade del Bloque, Carme Adán, declaró que “no llega con lamentar los asesinatos machistas como hace el PP” y reclamó que “el Gobierno de Feijóo desarrolle la ley gallega dotándola de presupuestos, programas y recursos”. En ese sentido, denunció que las partidas presupuestarias de la Xunta en igualdad “sufrieron un recorte del 50%”, por lo que “el Gobierno eliminó programas para la prevención de la violencia de género”. También criticó la restricción al derecho al aborto que propugnan los populares y el apoyo a la educación segregada por sexos.

El Ayuntamiento convocó para hoy a la una de la tarde una concentración contra la violencia machista a la que asistirá el subdelegado del Gobierno, Antonio Coello. El representante del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, emplazó, una vez más, en vista de que no constaban denuncias previas, a que cualquier mujer que sufra algún tipo de violencia machista no consienta “absolutamente nada” y acuda a las autoridades. La Delegación también recordó que el número telefónico gratuito 016 permite denunciar los hechos de forma confidencial.