Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa cierra la era de Rouco y nombra a un moderado en Madrid

Osoro, nuevo arzobispo de la capital: “Voy a hablar con todos, a salir a la calle”

El nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro (derecha), tras Antonio María Rouco Varela, en una imagen de 2009. Ampliar foto
El nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro (derecha), tras Antonio María Rouco Varela, en una imagen de 2009. EFE

El Arzobispado de Madrid cambia de manos, lo que pone fin a las dos décadas de mandato de Antonio María Rouco Varela. El papa Francisco nombró este jueves a Carlos Osoro, hasta ahora prelado en Valencia, como sustituto de Rouco. El Vaticano aceptó hace 15 días la renuncia del cardenal, de 78 años, que en el último año ha ido perdiendo presencia progresivamente en la jerarquía eclesiástica. El nuevo arzobispo de Valencia será Antonio Cañizares, que vuelve de Roma donde es prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos desde 2008.

Osoro, nacido en Castañeda (Cantabria) hace 69 años, fue nombrado en marzo vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que hasta este año presidía Rouco Varela. “Voy a hablar con todos, a salir por las calles”, dijo en el acto multitudinario de despedida que protagonizó este jueves en la sede arzobispal de Valencia. Allí llamó con el móvil a Cañizares, con el que destacó que tiene una buena sintonía personal, y no desveló si su labor será continuista con la que ha desarrollado Rouco Varela en sus casi 20 años al frente del arzobispado: “No sé lo que ha hecho como arzobispo, como él no sabe lo que he hecho yo”.

Osoro es capaz de permanecer horas a pie de catafalco hablando con la gente durante la larga ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados en Fallas, o de recorrer marchando en chándal la mayor parte de los 5,8 kilómetros de la carrera popular convocada en el barrio del Cabanyal por el Año de la Fe. El papa Francisco le apodó El peregrino. En su carta de presentación a los fieles madrileños, se acordó de los parados y también de los “muchos inmigrantes” de la capital. “Nadie es extranjero en el Pueblo de Dios”, escribió.

El nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, a su salida del palacio arzobispal de Valencia en su despedida. ampliar foto
El nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, a su salida del palacio arzobispal de Valencia en su despedida.

Hasta el nombramiento oficial de Osoro como responsable de la Archidiócesis de Madrid, Rouco Varela ejercerá de administrador apostólico de la capital. Nacido en Villalba (Lugo) en 1936, coincidió en la Universidad de Múnich con el profesor Joseph Ratzinger, futuro papa Benedicto XVI, que se convirtió en amigo y uno de sus principales apoyos. La llegada del papa Francisco al Vaticano le supuso una pérdida progresiva de respaldos.

En diciembre de 2013, Rouco Varela dejó de ser miembro de la Congregación para los Obispos, una de las grandes organizaciones de la curia vaticana, con más de cuatro siglos de historia, entre cuyas funciones está nombrar los cargos de la jerarquía de la Iglesia. A principios de 2014 abandonó o la presidencia de la Conferencia Episcopal, tras 12 años divididos en dos periodos —de 1999 a 2005 y entre 2008 y 2014—. Rouco se despidió de la Conferencia con una carta crítica contra el aborto. En la misiva, que respaldaba la reforma de la ley del aborto que promueve el Gobierno, señalaba que “eliminar a un ser inocente nunca es la solución, porque, en ese caso, se acabaría con el hambre eliminando a las personas”.

Rouco Varela, que el pasado mayo recibió la medalla de oro de la Comunidad de Madrid, fue la cabeza visible junto con Antonio Cañizares de las movilizaciones contra las medidas sociales más aperturistas del anterior Ejecutivo, como el matrimonio homosexual. El expresidente Zapatero llegó a señalarle como uno de los promotores de las multitudinarias manifestaciones que se convocaron contra su Gobierno desde la jerarquía católica y que sacaron a miles de familias a las calles.

Rouco presentó su renuncia al Vaticano en agosto de 2011 tras cumplir los 75 años, como establece el Derecho Canónico. El relevo llega ahora con el nombramiento de Osoro y el traslado de Antonio Cañizares (Utiel, Valencia, 1945) de Roma a Valencia. En su carta a los fieles valencianos, Cañizares ha mostrado su preocupación por la unidad religiosa y política, “un desafío para España y también de la Iglesia que en ella peregrina”. También indicó que tras la “severa” crisis económica “subyace una profunda crisis moral y humana”.

Más información