La periodista Caddy Adzuba, premio Príncipe de Asturias de la Concordia

La congoleña lucha contra la violencia sexual que sufren las mujeres en su país

La periodista Caddy Adzuba.

El premio Príncipe de Asturias de la Concordia de 2014 será para la periodista congoleña Caddy Adzuba. Reconocida activista por la libertad de prensa y por los derechos de las mujeres y las niñas de su país, ha sido amenazada de muerte desde que denunció la violencia sexual que sufren las mujeres de su país, en guerra desde 1996. Esta periodista de 33 años ha estado a punto de morir asesinada en dos ocasiones y tiene protección de Naciones Unidas.

El Jurado le ha concedido el galardón por ser un "símbolo de la lucha pacífica contra la violencia que afecta a las mujeres, la pobreza y la discriminación, a través de una labor arriesgada y generosa".

Nacida en Bukavu República Democrática del Congo, en 1981, es Licenciada en Derecho por la Universidad Oficial de Bukavu y miembro fundadora de la red Un Altavoz para el Silencio -proyecto de la Fundación Euroárabe-, Caddy Adzuba ejerce el periodismo en Radio Okapi, emisora de la Misión de Naciones Unidas en la República Democrática del Congo -MONUC-, que emite en todo el territorio de este país

Cuenta con la protección de Naciones Unidas, ya que ha sido amenazada de muerte varias veces

Es miembro de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este de Congo, gracias a la cual se han realizado distintas alegaciones a la Corte Penal Internacional y al Senado de los Estados Unidos, denunciando la violencia sexual que sufren las mujeres de República Democrática del Congo, un país en el que se cifra una media de cuarenta violaciones diarias a mujeres desde el inicio del conflicto.

Para los premios Príncipe de Asturias de la Concordia se presentaron 40 candidaturas de 32 países. La ONG Aldeas Infantiles SOS o los vecinos del barrio de Angrois que ayudaron en las labores de rescate del tren que descarriló en Santiago de Compostela en julio de 2013 eran algunos de los que optaban al premio.

El año pasado el premio recayó en la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE) por la labor realizada durante más de tres cuartos de siglo, con la que "ha realzado la dignidad y calidad de vida promoviendo la integración social de millones de personas con discapacidad en España, sirviendo así de ejemplo a numerosas iniciativas internacionales que han seguido esta valiosa experiencia", en palabras de la Fundación Príncipe de Asturias.

La política colombiana Ingrid Bettancourt, UNICEF, Manos Unidas o la Federación Española de Banco de Alimentos han sido algunos de los que en años anteriores recibieron un galardón que reconoce aquellas labores que contribuyan de forma relevante en la defensa de los derechos humanos, al fomento de la paz, de la libertad, de la solidaridad, de la protección del patrimonio y, en general, al progreso de la humanidad, según el reglamento de la fundación.

Cada premio Príncipe de Asturias está dotado con una escultura de Joan Miró, 50.000 euros en metálico, un diploma y una insignia. Los galardones serán entregados en una ceremonia que se celebrará en Oviedo en la segunda quincena del mes de octubre.

El galardón a esta categoría ha sido el último en fallarse. El resto de premiados de este año son: Frank O. Gehry (Príncipe de Asturias de las Artes); Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino (Comunicación y Humanidades), Avelino Corma Canós, Mark E. Davis y Galen D. Stucky (Investigación, Científica y Técnica), John Banville (Letras), Programa Fulbright (Cooperación Intenacional) y la Maratón de Nueva York (Deportes).


 

Más información