Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de Ashya King preparan su traslado a Praga

La familia recibió el consentimiento del Supremo británico

El niño, enfermo de cáncer, recibirá una nueva terapia en la capital checa

Los padres de Ashya King comparecen ante la prensa el 3 de septiembre. Getty Images

Los padres de Ashya King, el niño británico con un tumor cerebral que fue sacado sin consentimiento médico el 28 de agosto de un hospital de Southampton, ultiman los detalles para trasladar al pequeño a un centro de Praga después de que la Corte Suprema de Reino Unido les diera permiso para ello. Así lo confirmó Juan Isidro Fernández, el abogado español de la familia, que informó a los medios de que solo quedan “trámites burocráticos” y que espera que en las próximas 72 horas queden solventados.

La dirección del hospital Materno Infantil de Málaga, donde permanece el menor; los familiares y sus abogados, mantuvieron este sábado una reunión, con la presencia del delegado territorial de Salud, Daniel Pérez, para examinar la documentación necesaria para poder trasladar al niño con todas las garantías.

Ashya King, de cinco años, recibirá en la capital checa un nuevo tratamiento, tal como pretenden su padres. Brett y Naghmeh King sacaron a su hijo del hospital británico porque no estaban de acuerdo con la terapia de quimioterapia y radioterapia que recibía el niño, argumentan que es demasiado agresiva. En Praga pretenden que el pequeño sea sometido a un tratamiento con protones.

El letrado de los King ha disculpado a sus clientes por no atender a la prensa, pero los ha justificado diciendo que están “agotados”. Fernández ha destacado que hay dos opciones para trasladar a Ashya a Praga: un avión privado que esté totalmente equipado para atender al chico u otro avión que el centro checo envíe para recogerlo. Actualmente el niño se encuentra en el Hospital Materno Infantil de Málaga, en el área de oncología. El abogado asegura que se encuentra bien y que siempre ha estado perfectamente atendido.

La decisión del Tribunal Superior británico vino después de que los padres de Ashya fueran detenidos en Málaga el pasado sábado y encarcelados hasta el miércoles en la prisión madrileña de Soto del Real. El matrimonio fue puesto en libertad después de que las autoridades británicas revocaran la orden de busca y captura internacional que dictaron el viernes 29 de agosto. Se les acusaba de haber puesto en peligro a su hijo al sacarlo sin consentimiento médico del hospital británico y de haber huido al extranjero. Los King viajaron a España para vender una casa que poseen en Málaga y financiar así el nuevo tratamiento médico, según explicaron tras ser liberados.