La concentración de CO2 registra el mayor incremento anual en 30 años

La acumulación de gases de efecto invernadero marca otro máximo histórico

Imagen de la refinería de Isla, en Willemstad, en la isla de Curaçao, tomada en 2008. reuters

La concentración de gases de efecto invernadero —cuyo incremento provoca el cambio climático— presentes en la atmósfera alcanzó un máximo sin precedentes en 2013, según informó ayer la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su boletín anual. El dióxido de carbono (CO2), el gas que más contribuye a este efecto, aumentó su concentración a un ritmo que no se había registrado en casi 30 años, precisó el secretario general de la OMM, Michel Jarraud durante la presentación en Ginebra, y añadió: “Se nos está agotando el tiempo”.

El informe de la agencia recoge cómo los niveles de CO2 han aumentado más entre 2012 y 2013 que durante cualquier otro año desde 1984. Ese aumento se explica, según los datos preliminares que cita la OMM, por el incremento constante de las emisiones de este gas sumado a la reducción de la cantidad de CO2 absorbida por la biosfera de la Tierra. Una cuarta parte de las emisiones totales de CO2 las absorben los océanos, y otra cuarta parte, la biosfera, recuerda la agencia, que insiste en el “alto tributo” que pagan los océanos por ello. Según un análisis que figura en el informe, tampoco hay precedentes para el ritmo actual de acidificación de los océanos, al menos en los últimos 300 millones de años, algo de lo que también han alertado los expertos del último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

En 2013, la concentración de CO2 alcanzó el 142% del nivel de la era preindustrial (antes de 1750); el de metano, el 253% y el de óxido nitroso, el 121%.

Es la primera vez que el boletín anual de la OMM incluye una sección sobre la acidificación de los océanos (afectando a los organismos marinos), un proceso que seguirá acelerándose en el futuro. “El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante cientos de años y en el océano aún mucho más. Las emisiones de CO2 del pasado, presente y futuro tendrán un efecto acumulativo tanto en el calentamiento de la Tierra como en la acidificación de los océanos”, aseguró Jarraud. 

La concentración de dióxido de carbono, el principal culpable del calentamiento global, se elevó a 396 partes por millón el año pasado. Este incremento supuso un alza de 2,9 partes por millón entre 2012 y 2013, el mayor incremento anual en 30 años, según el informe.