Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camarero, una de vidrio reciclado

Un iglú de boca ancha y con sistema hidráulico para lograr que bares y restaurantes reciclen más

Iglú verde con sistema hidráulico para ayudar a vaciar los cubos. Ampliar foto
Iglú verde con sistema hidráulico para ayudar a vaciar los cubos.

Once y media de la noche. Un empleado de un bar situado en el madrileño distrito de Carabanchel en Madrid vacía una caja con botellas de vidrio en un contenedor gris, no en el iglú verde que le corresponde y que tiene treinta metros más allá. Durante varios días, colegas de profesión de otros tres bares y cafeterías cercanos hacen la misma operación. La distancia al contenedor, la falta de tiempo, hábito y espacio y plantillas cada vez más reducidas y agobiadas son esgrimidas por el sector como factores para que no suba más la tasa de reciclado en el canal de la restauración: hoteles, restaurantes y cafeterías, conocido con el acrónimo Horeca. Sin embargo, son los que más vidrio reutilizan.

En Ecovidrio, gestora del sistema integrado de gestión de residuos de envases de vidrio, son conscientes del campo que queda por cubrir en el canal Horeca, donde se consume el 48% de todo el vidrio de un solo uso puesto en el mercado en España. Dos de las cuatro acciones previstas para este año están centradas en él: potenciar el reciclado dotando de cubos especiales a hosteleros para facilitar su vaciado en los contenedores y aumentar las recogidas complementarias y puerta a puerta en zonas clave. “Nos consta que la tasa de reciclado está en el mismo porcentaje, el 66%, que en el ámbito doméstico, pero aún así queremos potenciarlo porque sabemos que en cafeterías y discotecas es menor que en hoteles y restaurantes”, afirma José Manuel Núñez-Lagos, director general de Ecovidrio.

Hasta el momento se han entregado 68.000 cubos a hosteleros y se quiere llegar a 150.000 más en 2020, suministrando 30.000 cada año, además de ampliar el número de contenedores que cuentan con una boca más ancha y un sistema hidráulico de elevación que facilita el vaciado. Junta a estas y otras iniciativas, como la campaña de sensibilización Collejeros, protagonizada por Antonio Resines y José Mota, Núñez-Lagos menciona “el impulso a la recogida puerta a puerta, en especial en los cascos históricos de las ciudades donde no hay contenedores, las acciones locales en grandes acontecimientos deportivos y culturales y los acuerdos con ayuntamientos para incrementar el ratio de contenedores por persona”. En este aspecto cita a Málaga y Madrid como dos grandes ciudades en las que queda mucho por mejorar.

Los hosteleros devuelven 1,1 millones de toneladas de vidrio al año para su posterior reutilización

Está claro que hay un notorio interés por incrementar el reciclado del vidrio que se consume en el canal Horeca, sin embargo, no es tan sabido que en cafeterías, bares y restaurantes se mantiene la mayor tasa de retorno de envases de estas características para su reutilización. El famoso retorno, que prácticamente ha desaparecido de comercios y supermercados, reina en la hostelería y sobrepasa los datos totales de reciclado de vidrio en España. Según las últimas cifras aportadas por Ecovidrio, este ascendió a 850.000 toneladas en 2013, de las que 688.000 procedieron de los iglúes verdes situados en la calles. La Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración (Fedis Horeca) calcula que los hosteleros devuelven 1,1 millones de toneladas de vidrio al año para su posterior rellenado.

José Manuel Fernández, director general de Fedis Horeca, tilda de “anecdóticas las quejas de algunos hosteleros por los posibles inconvenientes que les cree el almacenaje y devolución de los envases”. Este sistema mueve al día en los más de 300.000 bares, cafeterías y restaurantes que hay en España 15 millones de botellas, principalmente de cervezas, refrescos y agua. Más del 60% de las bebidas consumidas en el canal Horeca son envases reutilizables, pero desde la distribución ven peligrar este sistema de recuperación. “Desde hace una década estos envases en cerveza y refrescos han disminuido un 20%, especialmente por culpa de las latas”, adelanta Fernández.

La crisis también ha motivado que algunos hosteleros busquen en los supermercados, y principalmente en las cadenas de cash and carry (compra y llévate) para mayoristas, productos más baratos envasados en latas o en vidrios de un solo uso. Según datos de Cerveceros de España, que agrupa a los productores de nuestro país, entre 2007 y 2013 el número de botellas retornables de cerveza puestas en el mercado al año (todas en el canal Horeca) ha pasado de 3.100 a 2.400 millones. Por el contrario, las latas han subido de 2.500 a 2.800 millones, y de estas, más de 900 millones están entrando en bares y restaurantes. “También el vidrio de un solo uso, por ejemplo en los refrescos, y el plástico, en el agua, está quitando mercado al envase retornable”, recuerda el director de Fedis Horeca.

Desde la asociación Retorna, que fomenta la implantación en España de un sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR), reconocen también que “Horeca ya dispone de un sistema de depósito para los envases reutilizables que ha venido funcionando eficientemente desde hace años, pero la irrupción de los envases de un solo uso sin depósito ha creado una distorsión en el sector”. Una vez desaparecido de los comercios, para Retorna el SDDR es la única herramienta que puede frenar su desaparición también en la hostelería. Para Retorna, este sistema “elimina esa distorsión, garantiza la supervivencia de los envases reutilizables y permite alcanzar índices de reciclaje superiores al 90%”. José Manuel Fernández añade que “si no se toman medidas correctoras y se marcan objetivos vinculantes los más de 5.000 millones anuales de envases reutilizables consumidos en el Horeca pueden llegar a desaparecer en la práctica, como ya paso hace pocos años con el formato de un litro en cerveza en el canal de alimentación”.