Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Papa ordena el arresto domiciliario del sacerdote acusado de pederastia

Francisco quiere que el caso de Josef Wesolowski, exnuncio apostólico de República Dominicana, sea tratado sin demora

El sacerdote Josef Wesolowski, en 2009 en Santo Domingo. reuters

El papa Francisco ha ordenado el arresto domiciliario del exarzobispo polaco Jozef Wesolowsky, de 66 años, nuncio del Vaticano en la República Dominicana entre 2008 y 2013, acusado en un proceso canónico de abusos a menores. La detención de Wesolowsky, que ya había sido expulsado del sacerdocio dada la gravedad de los cargos en su contra, fue ejecutada por la Gendarmería vaticana “por voluntad expresa del papa Francisco”, según subrayó el jefe de la oficina de prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi.

Según Lombardi, la decisión de Jorge Mario Bergoglio de ordenar el arresto del exnuncio aun antes de ser condenado “se debe a su voluntad expresa del Papa para que un caso tan grave y delicado se aborde sin demora, con el derecho y el rigor necesario, con plena asunción de responsabilidad por parte de las instituciones que forman parte de la Santa Sede”. Wesolowsky fue destituido de la su cargo al frente de la nunciatura en Republicana Dominicana en agosto de 2013, después de que un programa de investigación dirigido por la periodista Nuria Piera y transmitido por televisión denunciara que el alto cargo del Vaticano había pagado supuestamente por mantener relaciones sexuales con menores. Tras el programa, el cardenal dominicano Nicolás de Jesús López Rodríguez informó personalmente al papa Francisco de las denuncias y calificó el asunto de “sumamente grave”. Menos de un año después, en junio de 2014, el prelado polaco fue expulsado del sacerdocio tras un proceso canónico instruido por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el antiguo Santo Oficio.

El portavoz del Vaticano informó de que la detención del antiguo arzobispo se ha producido después de que el promotor de Justicia del Tribunal de Primera Instancia de la Santa Sede llamara a Jozef Wesolowsky para informarle oficialmente de la apertura de un proceso penal y de los cargos de pederastia que se le imputan. Además de los testimonios aportados por el programa de televisión dominicana, que apuntaban a que el exnuncio habría pagado a algunos muchachos que abordó en una playa, también un excolaborador suyo admitió ante las autoridades vaticanas que en varias ocasiones le había procurado jóvenes para mantener relaciones sexuales. Además de en el Vaticano, el exalto prelado está siendo investigado por la justicia de Polonia, que nada más destaparse el escándalo llegó a pedir al Vaticano su extradición, que finalmente no se produjo porque –hasta que fue expulsado del sacerdocio—disfrutaba de inmunidad diplomática. Durante los últimos meses, Wesolowsky ha vivido en un convento de Roma.

Su arresto viene a significar, por tanto, la puesta en práctica de la petición de perdón y el propósito de enmienda que, hablando sin guión durante una audiencia a la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE), Francisco pronunció el pasado mes de abril: “Me siento llamado a hacerme cargo de todo el mal que algunos sacerdotes –bastantes, bastantes en número, aunque no en proporción con la totalidad [de los abusadores]—y a pedir perdón por el daño que han causado por los abusos sexuales a niños. La Iglesia es consciente de este daño. Es un daño moral y personal cometido por ellos, pero la Iglesia no quiere dar un paso atrás en el tratamiento de este problema y en las sanciones que se deben de aplicar. Al contrario, creo que debemos ser muy duros. ¡Con los niños no se bromea!”.

Más información