Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La telefónica holandesa KPN suprime las cuotas femeninas

La dirección primará para sus puestos directivos a varones de minorías étnicas

Un cliente (izquierda) y un empleado de KPN en La Haya. Ampliar foto
Un cliente (izquierda) y un empleado de KPN en La Haya. bloomberg

La compañía telefónica holandesa KPN ha abandonado la política de cuotas femeninas para los puestos directivos que venía aplicando desde 2009. A partir de ahora, primará en su contratación a los “varones de minorías étnicas con la formación adecuada”. Aunque el cambio de rumbo lleva dos años en vigor, el actual director, Jasper Rynders, lo ha desvelado ahora en una larga entrevista concedida a la revista financiera y jurídica Intermediair. La firma pretende facilitar así su adaptación a una sociedad cada vez más plural y con candidatos de diversos orígenes. El anuncio llega justo cuando el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia está pensando en imponer la presencia de mujeres en la cumbre empresarial nacional, después de confirmar que apenas llega al 20%.

Según Rynders, las cuotas no han aportado “el cambio de enfoque esperado” con la llegada de las mujeres ejecutivas. “Han servido para incluir el asunto de su poca presencia en las agendas, pero no se han cumplido las expectativas. Actúan igual que los hombres, incluidos sus errores y carencias”, dice. KPN tiene ahora un 28% de mujeres en sus consejos supervisores, la cifra más alta del país. Por el contrario, en la junta directiva no hay ninguna. El director añade que la llegada impuesta de mujeres “pone en desventaja a los varones multiculturales con título universitario”. “Es un efecto secundario no deseado”, añade, y de ahí que la entidad quiera ampliar su programa de emancipación. “Pretendemos ser un reflejo más fiel de la sociedad holandesa”.

Su servicio de móviles opera también en países como Alemania, Bélgica, Francia y España

Antes de su privatización, completada en 2006, KPN —que tiene 30.000 empleados— controlaba también el servicio holandés de correos. En Holanda tiene 6,3 millones de clientes de telefonía fija. Otros 33 millones están suscritos a su servicio de móviles, que opera asimismo en Alemania, Bélgica, Francia y España. Al darle la espalda a las cuotas femeninas, la firma subraya que se abren nuevas oportunidades para “empleados con problemas laborales (por ejemplo minusvalías) o inclinaciones sexuales variadas”. En conjunto, ha primado a las mujeres directivas durante cinco años.

Poco antes del Consejo de Ministros de este viernes, Jet Bussemaker, la titular de Cultura, ha puntualizado que “solo había pedido ayuda a las empresas para evitar que la brecha entre hombres y mujeres en puestos directivos se ampliara”. Hace pocos días, sin embargo, advirtió de que no descarta “imponer legalmente una cuota femenina para los consejos directivos empresariales”. El último informe oficial sobre el particular indica que la presencia de mujeres solo suma un 11,2% entre las consejeras, y un 8,9% para las directivas. La cifra deseada por el Gobierno es del 30%. “Obligar es el último recurso, pero así no podemos presentarnos ante Bruselas”, ha asegurado la ministra. Su modelo es Noruega, donde hay un 40% de directivas. La misma nota que la Comisión Europea espera ver entre sus socios para 2020.