Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
25 ANIVERSARIO DEL PAPADO DE JUAN PABLO II

El Papa, visiblemente fatigado, beatifica a Teresa de Calcuta ante miles de peregrinos

Juan Pablo II no consigue leer ni un párrafo de la homilía en un acto que culmina las celebraciones por sus 25 años de pontificado

Juan Pablo II, visiblemente fatigado, ha proclamado a las 10.15 de esta mañana beata a la Madre Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad, ante decenas de miles de peregrinos -entre 300.000 y 400.000- que abarrotan la Plaza de San Pedro del Vaticano. Los asistentes han roto en aplausos durante varios minutos mientras sonaba música sacra y en la fachada principal de la basílica de San Pedro se descubría un retrato gigante de la nueva beata. La ceremonia se ha convertido en hito de la celebración de los 25 años de papado de Juan Pablo II.

El Papa, cuyo aspecto ha empeorado según transcurría la ceremonia, no conseguido siquiera leer párrago alguno de la homilía de la misa y en su nombre lo han hecho el número tres del Vaticano, el arzobispo Leonardo Sandri, y el cardenal de Bombay, Ivan Dias. Es la primera vez que el Pontífice ni siquiera lee un párrafo de la homilía. En las últimas semanas y para no fatigarse, Juan Pablo II leía el primero y último párrafo, normalmente los dedicado a los agradecimientos y del resto se encargaba Sandri u otro eclesiástico.

Los fieles han llegado en autobús o a pie con pancartas y banderas y se han dirigido a los puestos de control para intentar conseguir un buen puesto en la plaza. Para controlar la marea humana se han desplegado más de 2.000 policías y mil voluntarios, que ayudarán a los asistentes. En total se repartirán 50.000 botellas de agua para prevenir desfayecimientos. Se han instalado seis pantallas gigantes de televisión para que todos puedan seguir la ceremonia, 200 de retretes químicos, cinco centros sanitarios de campaña y 23 ambulancias y 200 camilleros.

"Es un gran placer para nosotros estar aquí, para esta fiesta internacional, esta fiesta de la paz. Nosotros, los macedonios estamos orgullosos de contar con una persona reconocida en el mundo entero", afirma Vasko, un joven macedonio que agita una bandera de su país. Macedonia y Albania se disputan a la madre Teresa, nacida en la capital de la ex república yugoslava pero de familia albanea.

Proceso rápido

El proceso de beatificación de la premio Nobel de la paz de 1979 ha sido particularmente rápido : comenzó en 1999, sólamente dos años después de su muerte, y ha durado cuatro años. La ceremonia de beatificación supondrá una dura prueba de casi tres horas para la precaria salud de Juan Pablo II, que concluye así una semana extenuante por los actos del 25 aniversario de su papado.

Teresa de Calcuta, cuyo verdadero nombre era Agnese Gonxha Bojaxhiu, nació el 26 de agosto de 1910 en Skopie (actual Macedonia) en el seno de una familia albanesa y murió el 5 de septiembre de 1997 en Calcuta (India). A los 18 años ingresó en la orden de las Hermanas de Nuestra Señora del Loreto en Irlanda. A continuación fue nombrada directora de un colegio católico en Calcuta. En 1948 pidió permiso para dejar el convento y dedicarse a cuidar a los enfermos. Ese año adquirió la nacionalidad india.

Homenaje en India

Muy lejos de Roma, en India, el país en el que desarrolló la mayor parte de su labor Teresa de Calcuta, miles de católicos han rendido un homenaje a la nueva beata. "Es un gran día de alegría, no sólo en Roma sino también en Calcuta, donde la Madre Teresa ayudó a los pobres, los enfermos y los moribundos", ha declarado el padre Joseph Maliyackal, que ha celebrado una misa especial en la ciudad donde la monja de origen albanés trabajó durante casi medio siglo.

La Madre Teresa "nos pide que prosigamos su misión de paz y de servicio a la humanidad", agregó el padre Maliyackal durante la misa celebrada en la modesta capilla de la orden de las Misioneras de la Caridad que la religiosa fundó en 1950. Paralelamente, cientos de personas de diversas confesiones han visitado la tumba de la Madre Teresa en Calcuta, que fue adornada con flores para la ocasión. Varias cadenas de televisión indias retransmiten en directo la ceremonia de beatificación.

La comunidad cristiana en India representa menos del 2% de la población, pero la Madre Teresa, que adoptó la nacionalidad del país, fue venerada como una santa en el país de Gandhi hasta su muerte en septiembre de 1997.

Más información