Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Vega matiza a Aído y dice que el Gobierno "respeta tradiciones" como la del velo islámico

La presidenta del Centro Islámico de Valencia asegura que llevar velo es una "decisión libre" de las mujeres musulmanas

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se ha referido hoy a las polémicas declaraciones de ayer de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que criticó que en España "los hombres árabes vayan vestidos al modo occidental mientras ellas llevan vestidos largos y pañuelos" y que abogó por respetar y proteger todas las tradiciones culturales salvo las que fomenten la desigualdad entre sexos o la discriminación. De la Vega ha corregido las palabras de Aído al señalar que la posición del Gobierno es la de "respeto a las tradiciones culturales", siempre y cuando éstas se ajusten a la legislación vigente. La presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia (CCIV), Amparo Sánchez, ha respondido a la titular de Igualdad que el hecho de que la mujer musulmana lleve velo es una "decisión libre" que forma parte de su "práctica religiosa".

Amparo Sánchez, primera mujer que dirige un centro islámico en España, ha indicado que le "duele disentir" de la ministra "porque es mujer, porque no son muchas las mujeres que ocupan puestos de gran responsabilidad y porque soy partidaria de apoyarnos de forma incondicional". "Estamos en un país libre, donde hay una libertad religiosa y donde elegimos libremente la religión que queremos practicar. Y el velo en la mujer forma parte de nuestra práctica religiosa", ha afirmado Sánchez.

La confusión de mezclar lo árabe con el islam

A su juicio, existe "un poco de confusión, porque se mezcla lo árabe con el islám", ya que sólo el 17% de los musulmanes son árabes, y también "se mezcla la indumentaria, la costumbre o el hábito de algunas personas con una práctica religiosa". "Debemos empezar a romper tópicos, árabe no es sinónimo de musulmán, ni musulmán de árabe", ha manifestado Sánchez, quien ha destacado que cada vez "somos más europeos y españoles los que somos musulmanes. Es una práctica religiosa independientemente de donde se haya nacido".

La presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia ha explicado que no todas las musulmanas llevan velo "porque la práctica de esta religión no es la misma en todas partes, igual que no todos los católicos van a misa los domingos". "Pero eso no justifica que se ataque a la mujer musulmana ni se le compare con que los hombres vistan de una manera u otra", ha precisado Sánchez, quien ha afirmado que cuando el velo sea impuesto con intenciones discriminatorias "seré la primera que estará en contra de él".

Amparo Sánchez ha señalado que le parece "muy mal que te obliguen a la fuerza a ponértelo o quitártelo. Es una falta de respeto a la mujer y a nuestra inteligencia y capacidad de decisión, ya que la inmensa mayoría lo llevamos de forma libre y por motivos religiosos".

En declaraciones a TVE, la vicepresidenta De la Vega ha reconocido que Aído ha introducido con sus palabras "un debate importante, que es el de las identidades, las prácticas y las diferencias culturales". Sin embargo, ha señalado que "lo más importante es ser sumamente respetuoso" con las prácticas y los hábitos culturales de cada país, pero "teniendo mucho cuidado" de que "no supongan una vulneración de la libertad de las personas" ni un "ataque a los derechos humanos". Y ha recordado que los "límites" de la integración de los inmigrantes "están en las leyes".

Los 'resbalones' de Aído

La ministra de Igualdad no deja de acumular críticas cada vez que interviene públicamente. Las primeras las recibió tras su primera comparecencia en el Parlamento, el pasado día 9, cuando se refirió a "los miembros y las miembras" de la Comisión de Igualdad del Congreso, algo que luego calificó de "lapsus".

En esa primera intervención anunció que su departamento crearía una biblioteca "para y por mujeres". El pasado martes, en su primera comparecencia en el Senado en esta legislatura, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, aseguró que su departamento "sólo hace bibliotecas para todos los españoles", en respuesta a una pregunta del PP sobre si compartía el anuncio de Aído. Al día siguiente, la titular de Igualdad rectificaba y precisaba que la biblioteca de mujeres será un centro especializado pero abierto a todo el público.

Poco después, en una jornada parlamentaria titulada El Papel de las Mujeres en la Alianza de Civilizaciones, Bibiana Aído volvía a colocarse en el centro de la polémica con sus declaraciones sobre el uso del velo islámico.

Más información