Primer oso muerto en un atropello en España

El suceso ha ocurrido en una autovía de León, en el término municipal de Trabadelo.- El animal trepó por la valla, que cedió, y recorrió unos 50 metros antes de ser atropellado por un camión

MANUEL MORALES / EFE Madrid / León 28 OCT 2008 - 21:09 CET

El primer caso confirmado de un oso muerto por atropello en España ocurrió este martes sobre las seis de la madrugada en el kilómetro 417 de la autovía A-6, en el término municipal de Trabadelo (León), han informado desde la Fundación Oso Pardo. Se trataba de un ejemplar joven que fue alcanzado por un camión que apenas sufrió desperfectos. El plantígrado posiblemente se acercó hasta ese entorno cercano a Villafranca del Bierzo desde el núcleo osero del Alto Sil.

El rastreo de los guardas de la Fundación Oso Pardo ha concluido que el animal "trepó por la valla, basculó y cayó hacia el otro lado", ha declarado a este medio el presidente de esta asociación conservacionista, Guilllermo Palomero, quien ha añadido que el oso recorrió "unos 50 metros y después fue atropellado" en la autovía. Por el momento se desconoce si la valla estaba vencida o si el oso la tiró al trepar por la misma.

"Los machos jóvenes son muy exploradores, por eso no es raro que se salgan de su área", ha añadido Palomero. El presidente de la Fundación Oso Pardo ha cifrado en 130 los ejemplares en la cordillera cantábrica, de los que unos 30 viven en la zona oriental y el resto en la occidental. La zona del accidente está cerca del Alto Sil, un "núcleo reproductor pujante", según Palomero.

El carácter excepcional del accidente lo ha confirmado Palomero, quien ha añadido que hasta ahora sólo se habían localizado "algunos indicios de posibles atropellos, con golpes, en la zona cantábrica", pero nunca se pudo afirmar con certeza. Ahora, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Ponferrada ha abierto diligencias previas para establecer las circunstancias del siniestro.

Población fragmentada

La población osera cantábrica permanece fragmentada, desde la primera mitad del siglo XX, en dos núcleos, lo que dificulta su pervivencia. La zona oriental -la más precaria- ocupa unos 2.500 kilómetros cuadrados y se extiende por el noreste leonés, norte de Palencia, Cantabria y oriente de Asturias. La occidental, más importante, ocupa unos 2.600 kilómetros cuadrados y tiene unos 100 osos que permanecen en el Alto Sil de León, límite oriental de Lugo y suroeste de Asturias.

Tras décadas de declive, el oso parece que se está recuperando, especialmente en el ámbito Occidental, algo que hace que cada vez sea más frecuente la aparición de ejemplares en lugares poco habituales, desde las cercanías de León, zonas de Galicia y los límites de la comarca de Valdeorras (Orense).

Otras noticias

Un guarda de la patrulla de la Fundación Oso Pardo, junto al animal muerto atropellado en una autovía en la provincia de León. / FUNDACIÓN OSO PARDO

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana