Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marcha de los 'antibolonia' en Barcelona termina sin incidentes

Los estudiantes cambian a última hora el recorrido para evitar nuevos choques con los 'mossos'

La manifestación que ha recorrido esta noche el centro de Barcelona para protestar contra la represión policial ejercida por los Mossos d'Esquadra justo hace una semana al desalojar el rectorado de la Universidad de Barcelona ha terminado su recorrido sin incidentes.

Alrededor de 5.000 personas, según cálculos de la Guardia Urbana, 20.000 según los organizadores, han participado en la marcha, cuyo recorrido previsto inicialmente se alteró a última hora para evitar el gran despliegue policial de los Mossos d'Esquadra en torno a Las Ramblas. La manifestación se dirigió por el Eixample para culminar su recorrido en la plaza de Sants.

Los estudiantes contrarios a la reforma universitaria que plantea el llamado Plan Bolonia han recorrido las calles detrás de una pancarta con el lema "Bolonia se aplica a golpes de porra" y gritando consignas contra el plan educativo y contra la policía y el Gobierno de la Generalitat, especialmente contra el consejero de Interior, Joan Saura, en un ambiente festivo que habían anunciado los portavoces estudiantiles y los profesores que les apoyan.

Petición de dimisiones

El único incidente reseñable se ha producido ante la sede de ERC en la calle Calabria, donde los estudiantes han pedido la dimisión del consejero de Universidades, Josep Huguet, dirigente de este partido, y han lanzado pintura contra la fachada del edificio.

Posteriormente, la manifestación se ha dirigido hacia el barrio de Sants, donde se ha disuelto en la plaza de Osca a las 22.38, dos horas después del inicio. Allí ha habido varias intervenciones en la que se ha insistido en el rechazo a la unificación de los estudios universitarios europeos que propone Bolonia. Después, los organizadores han disuelto la protesta para evitar nuevos incidentes.

No obstante, un pequeño grupo ha roto el cordón de seguridad de los propios estudiantes para buscar el enfrentamiento con los agentes. Este grupo ha intentado cortar el tráfico en la plaza de Espanya, pero sin éxito, ya que sólo eran unos treinta, pocos para realizar su propósito.

Además, la policía no ha estado presente en la marcha de este jueves. Tras las duras cargas del pasado día 18, que acabaron con numerosos contusionados, entre ellos viandantes y una treintena de periodistas, los Mossos d'Esquadra han cambiado de estrategia y han vigilado en la distancia, sin apenas dejarse ver, el transcurso de la manifestación.