Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arzobispo de Granada dice que el preservativo ha propagado el sida en África

Benedicto XVI recibió las críticas de la comunidad científica y los países europeos por unas declaraciones similares

El arzobispo de Granada, Javier Martínez, cree que el uso "masivo" de los preservativos no ha detenido los contagios del virus del sida en Africa, sino que lo ha propagado, una realidad que, a su juicio, está "perfectamente constatada".

En un artículo publicado ayer por la Oficina de Información de los Obispos del Sur de España (Odisur), el prelado ha apoyado las manifestaciones efectuadas por el Papa Benedicto XVI en una reciente visita al continente africano en las que afirmaba que el uso de los preservativos aumentaban el problema del sida y ha apostado por la "necesidad de cambiar nuestra mirada sobre la sexualidad".

Entonces, las palabras del Papa fueron duramente criticadas por representantes políticos e institucionales de diversos países europeos, como Francia, Bélgia o España, donde el Congreso debatirá en comisión si reprueba sus palabras. Asimimos, la prestigiosa revista médica The Lancet exigió a Benedicto XVI que se retractara públicamente de unas palabras que tachó de "atroces" en un durísimo editorial.

Martínez culpa de esta situación a "los mismos que degradan sin cesar y sin límite nuestra propia humanidad y la dignidad de nuestro pensamiento cuando deciden promover entre nosotros la banalización absoluta del uso del cuerpo humano y del sexo".

Además, en su texto, considera que los culpables "son los mismos" que consideran que "a cualquier cosa, incluso constitutivamente estéril, se le puede llamar matrimonio" o aquellos que piden "mil controles" para obtener un antibiótico pero suministran a los menores "sin que sus padres lo sepan, sin rechistar y todas las veces que haga falta", una píldora "abortiva".

El arzobispo de Granada también ha alertado de que la sociedad de hoy se dirige hacia el "hormiguero industrioso al servicio de los intereses económicos y políticos de los poderosos" y ha comparado esta actitud "tan alegre y confiada" con la de unos párvulos "a los que sus maestros llevan de excursión".