Un tertuliano de Telemadrid realiza comentarios sexuales explícitos delante de menores

Unos micrófonos abiertos 'cazan' a Salvador Sostres hablando de sexo y "jovencitas" delante de niños de varios colegios.- "Me gustan las chicas jóvenes en su punto de tensión sexual", afirma el periodista

EL PAÍS Madrid 17 NOV 2010 - 14:42 CET

Salvador Sostres, tertuliano del programa del canal público de televisión Telemadrid Alto y claro, realizó minutos antes de comenzara la emisión (según Telemadrid) y delante de menores de edad comentarios sexuales sobre jóvenes. El incidente ocurre tras la polémica protagonizada por un presentador de la cadena, Fernando Sánchez Dragó, que confesó en un libro haberse acostado con unas niñas de 13 años. El tertuliano, lejos de retractarse o de pedir perdón, se defiende criticando a los trabajadores de Telemadrid por sacar a la luz "una conversación privada". El Defensor del Menor ha anunciado una investigación sobre lo ocurrido.

El caso lo ha denunciado públicamente UGT -uno de los tres sindicatos que tienen representación en la televisión autonómica madrileña- a través de un boletín que distribuye semanalmente y el vídeo está colgado en Youtube y en varios confidenciales. El pasado día 11, durante una pausa para la publicidad en la tertulia que dirige Isabel San Sebastián, el colaborador Salvador Sostres, escritor y columnista de El Mundo de 35 años, se despachó con todo tipo de perlas, desde comentarios sexuales sobre las "chicas jóvenes en su punto de tensión sexual" hasta declaraciones racistas sobre los marroquíes. Lejos de dejar el tema, como le pide con insistencia la presentadora, el tertuliano se crece y pasa de los comentarios sexistas a los racistas. La conversación comienza cuando la presentadora consulta a los tertulianos con qué puede cerrar el programa. Una de las posibilidades es el desfile de lencería de Victoria's Secret, lo que da pie a Sostres para hablar de sus preferencias sexuales por "jovencitas" de 17 y 18 años, "en su punto mágico de tensión sexual".

"Parecen lionesas de crema"

"Esa tensión de la carne, esas vaginas que aún no huelen a ácido úrico, que están limpias", subraya Sostres, a quien la presentadora llama a capítulo. Pero Sostres, entre risas, no quiere dejarlo y continúa hablando de esas chicas "que tienen este olor a santidad de primer rasurado, que aún no pican". "Esta carne que rebota, joven. Y ese entusiasmo, que te quieren enseñar que están liberadas, que ya son mayores", continúa, comparando a las chicas con las mujeres adultas. "Parecen lionesas de crema, limpias, todo dulce", vuelve una y otra vez Sostres. "Dragó se pasó con los de los 13", admite el periodista. En se momento, San Sebastián le insta a hablar de otra cosa entre las risas de los otros invitados -entre ellos Alfonso Ussía- y llega a decirle que no se acerque a su hija, de 23 años, una edad que al comentarista le parece excesiva. "Es demasiado mayor", sentencia. Cuando la presentadora del programa le llama de nuevo la atención avisándole de la presencia de niños entre el público -de Tarragona, Cádiz y Marruecos-, Sostres, que fue colaborador de Crónicas Marcianas, responde: "¿De Cádiz y Marruecos, pero qué es esto un colegio o una ONG?".

"Tú estás enfermo", insiste San Sebastián, a lo que el periodista contesta. "La enfermedad es cuando tenemos que tomar algo para que se nos levante". "Que te calles", llega a decirle en un tono duro San Sebastián sin resultado, para añadir más adelante que piensa castigarle por su comportamiento sin emitir las imágenes del desfile de lencería -"que te jodan", dice a causa de la tensión-. Cuando ya le han advertido varias veces de que su charla está siendo escuchado por niños, Sostres les alecciona: "El matrimonio es el sexo por obligación, el sexo a la fuerza: ahora se folla". "Hay niños, Salvador", reitera San Sebastián, a lo que contesta: "Son de Rabat, no te preocupes, ahí llevan todo suelto". Como el propio tertuliano se encarga de recalcar, ningún otro tertuliano le censura durante su monólogo de gracietas: "Ningún hombre de la mesa me ha rebatido nada, ni Chani (por Antonio Pérez Henares) ni Casado (Antonio Casado), y eso que me lo rebaten siempre todo".

Telemadrid, ha anunciado que "no va a entrar a juzgar conversaciones efectuadas en el ámbito privado y en el ejercicio de la libertad de expresión" y que va a tomar las medidas pertinentes por hacer público un vídeo con una conversación privada. El propio Sostres ha declarado a El Mundo que le parece "un atropello y una indecencia que alguien en Telemadrid haya dado a conocer una "conversación privada". Sostres se reafirma en sus gustos pero aclara que se refiere al pasado -está casado- y lamenta que hubiera niños, aunque asegura que lo desconocía. "No me había fijado en que estaban. Para empezar, no los veía por los focos", dice al diario.

"Esas cosas no se deberían decir ni en privado"

Por su parte, el Comité de Empresa considera en una nota que no se puede seguir "pagando con dinero público a colaboradores que no respetan las mínimas normas éticas". A su juicio, estas "bromas y comentarios machistas, sexistas y racistas" son "absolutamente inadmisibles". Según los representantes de los trabajadores, Sostres "sabía que tenía el micrófono puesto" y que le estaban "grabando" y no puede escudarse en que fuera una conversación privada ya que se produce "ante un grupo de niños". El Comité de Empresa pide que ni Sostres ni Sánchez-Dragó "ni quienes degradan a mujeres y a menores" vuelvan a la cadena pública porque "carecen de la más mínima ética" y "presumen abiertamente de sus excesos con un lenguaje tabernario impropio de un medio público". El comité ha solicitado una reunión urgente con la directora general de Telemadrid, Isabel Linares, para hablar del asunto.

Otros comentarios polémicos

No es el primer jardín en el que se mete el periodista catalán. Hace cinco años, publicó en el diario Avui un artículo titulado Hablar español es de pobres -en este diario no hay forma de encontrarlo, pero sí en Periodista Digital, que lo recogió en catalán y traducido-. "En Barcelona queda muy hortera hablar en español, yo solo lo hablo con la criada y con algunos empleados. Es de pobres y de horteras, de analfabetos y de gente de poco nivel hablar un idioma que hace un ruido tan espantoso para pronunciar la jota", señalaba la columna. En 2006, Pasqual Maragall, entonces presidente de la Generalidad, se querelló contra él por dos artículos publicados en su blog, en los que Sostres afirmaba que Maragall era adicto a la bebida y que el alcohol mermaba su capacidad mental -por ejemplo, consideraba que los cambios en su gobierno respondían "más a la euforia etílica que al sentido común"-.

Maragall le perdonó y fue absuelto. En septiembre de 2010, El Mundo publicó una columna suya en la que criticaba al ya fallecido José Antonio Labordeta por ruralista y comunista. Sobre John Lennon, Sostres dijo que es "uno de los peores enemigos de la humanidad junto con Chomsky y Gandhi". "Con su talento colosal y sus hermosísimas canciones intoxicó al mundo de relativismo y de rendición intelectual, de escapismo espiritual. Lennon, que tal vez exageró diciendo que era más famoso que Jesucristo, aunque tampoco tanto, creó el paradigma amoral del ninguna responsabilidad". Y sobre Haití, dijo que "es un drama pero el mundo, a veces, hace limpieza. No podemos vivir todos tanto tiempo y sólo los mejores y los que viven en mejores condiciones perduran".

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

En el programa Alto y claro de Telemadrid, al que asistían niños de varios colegios, el tertuliano Salvador Sostres comienza a presumir de sus gustos sexuales, asegurando que le atraen las jóvenes "de 17 o 18 años" porque "no huelen a ácido úrico" y son "dulces como lionesas de nata y con carnes que rebotan".

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana