Interior pone en "prealerta" al comité de crisis en El Hierro

El aumento significativo del tremor volcánico suma signos que apuntan a otra erupción - El nerviosismo empuja a vecinos de La Restinga a dejar el pueblo

PEDRO MURILLO / RAFAEL MÉNDEZ | Santa Cruz de Tenerife / Madrid 3 NOV 2011 - 17:29 CET

Archivado en:

El magma bajo la isla de El Hierro se mueve inquieto. Todos los indicios apuntan desde hace días a una nueva erupción, a una reactivación de la actual o a las dos cosas. Los científicos no tienen muy claro por dónde puede salir, pero a los terremotos, la emisión de gases y la deformación de la isla, se sumó ayer un aumento significativo del tremor volcánico, la señal característica de movimiento de magma bajo tierra. Tanto, que llegó a sentirse en La Restinga. El Ejército se preparaba por si fuera necesario desalojar la zona y el Ministerio del Interior puso en "prealerta" a su comité para casos de crisis. Eso significa que sus miembros (representantes de los distintos departamentos del Gobierno relacionados con una respuesta al seísmo) deben estar disponibles para reunirse con urgencia en función de la evolución de los acontecimientos para una movilización de recursos.

El Gobierno de Canarias descartaba anoche evacuar La Restinga, después de certificar la aparición de un nuevo foco en esta zona del sur de la isla -sumaría tres conos eruptivos con el localizado esta semana en Frontera-. Pero la situación en la zona era de nerviosismo, como contó el presidente de la cofradía de Pescadores, Fernando Gutiérrez: "Se han sentido dos temblores muy, muy largos, de más de 30 segundos. Yo pensaba que era una máquina en la calle porque era distinto de lo sentido hasta ahora". Y eso, que en la isla llevan más de 11.000 seísmos desde que el 19 de julio despertó el volcán (el miércoles pasado se registraron 99). Algunos vecinos del municipio, que ya fueron desalojados hace semanas para regresar después, optaron por dejar el pueblo por su propia voluntad, según la prensa local.

El catedrático de la Complutense y experto en riesgos sísmicos Luis González de Vallejo comprende la actitud: "Se ha roto la confianza. La gente no se cree lo que dicen las autoridades". Este canario ha sido abiertamente crítico con la gestión en El Hierro. Uno de los ejemplos de descoordinación que cita es el del análisis de los piroclastos encontrados en el mar al sur de la isla. Hasta que Domingo Gimeno, del departamento de Geoquímica y Petrología de la Universidad de Barcelona, hizo público su análisis de las muestras, en el que concluía que era más explosivo de lo previsto porque no todo era basalto (que es ácido y menos explosivo), el Instituto Geográfico Nacional (IGN) no había publicado sus análisis aunque habían pasado semanas. Después de ver el otro estudio sí detalló que "los fragmentos están formados por una mezcla entre dos materiales magmáticos, uno negro (basalto) y otro blanco (traquita)", más explosivo.

El IGN tranquilizaba al señalar que "la traquita solo estaba presente en los primeros episodios y a una razón de 1 a 10 con respecto al basalto, lo que hace que no haya intervenido en determinar el tipo de erupción resultante". Sin embargo, algunos científicos consideran que un 10% es suficiente como para considerar la posibilidad de una erupción explosiva. La mayoría habla con la condición del anonimato, bien por no molestar a colegas, bien por temor a perder contratos.

La deformación de la isla sigue el patrón de una salida de magma por el sur y una acumulación en el norte, donde se concentran la mayoría de los terremotos. En el sur la isla desciende y en el sur crece (unos milímetros o centímetros) porque el magma lo empuja. Los científicos miden estos cambios con estaciones GPS.

Las erupciones están desangrando a la economía herreña que ve cómo las autoridades mantienen la prohibición de bañarse en La Restinga y el consumo de pescado. En este sentido, y a pesar de las ayudas, en forma de créditos ICO, de 13 millones de euros, la situación es insostenible. En una reunión de la Comisión de seguimiento de la Reserva Marina en el Mar de las Calmas, se subrayó la necesidad de tomar medidas a corto y medio plazo de acuerdo con los informes técnicos del Estado, el Ejecutivo regional y el Cabildo para paliar los efectos de este proceso eruptivo en los recursos marinos de la Reserva e iniciar su recuperación. El fenómeno ha afectado a unas 96 especies de la fauna marina. No se ha detectado vida en 1,5 millas alrededor del foco eruptivo, según el Gobierno insular. Los biólogos de la Universidad de La Laguna y del Instituto Oceanográfico de Canarias entienden que las especies de crecimiento rápido se recuperarán mejor. Las territoriales y de crecimiento lento lo tendrán más difícil. La mancha en el Mar de las Calmas no se está dispersando y se produce sedimentación, por lo que se teme por el sustrato marino.

Ante las demandas de realizar un paro biológico planteadas por las cofradías de pescadores, la Secretaría General del Mar reiteró que las zonas afectadas contarán con los medios oportunos y que contempla medidas compensatorias independientes a la declaración de ese paro, que presentan un esquema similar al del Prestige en el trato a los pescadores.

Los efectos de la crisis sísmica sobre la fauna marina

La erupción volcánica submarina en El Hierro ha afectado a unas 96 especies de fauna marina y no se ha detectado vida en un radio de 1,5 millas alrededor del foco eruptivo, según informa el Cabildo de la isla.

Entre los animales afectados no se encuentran los pelágicos de alta movilidad, como los medregales, las mantas, los túnidos, los alfonsiños y tampoco los zifios, que se han trasladado a la zona de Las Playas, menos afectada por la erupción, añade la corporación insular.

Los análisis de los efectos de la erupción en la fauna marina han sido realizados por biólogos de la Universidad de La Laguna y del Instituto Oceanográfico de Canarias. Los científicos entienden que las especies de crecimiento rápido responderán mejor en el proceso de recuperación y más difícil lo tendrán las de crecimiento más lento y más territoriales.

Por otra parte, la mancha en el Mar de Las Calmas no está siendo dispersada y se produce sedimentación, por lo que se teme por el sustrato marino, indica el Cabildo herreño.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana