Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

División en el PP por el apoyo de Gallardón al matrimonio gay

El ministro de Justicia opina que la norma que su partido recurrió es constitucional

Fernández Díaz: "Si no pensáramos que era inconstitucional no la habríamos recurrido"

El PSOE, IU y las organizaciones de gais instan al Ejecutivo a retirar el recurso ante el TC

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, durante la entrevista que ha concedido hoy a la cadena SER EFE

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no aprecia “inconstitucionalidad” en la ley del matrimonio homosexual. Eso sí, según su “criterio particular”. Una opinión contraria a la del Partido Popular, que recurrió la norma  —aprobada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en 2005— al Tribunal Constitucional, y que espera su dictamen. “El criterio de mi partido [sobre las bodas gais] es que estaremos a lo que diga el Constitucional”, ha dicho esta mañana en una entrevista en la cadena SER , donde ha aclarado que la ley seguirá vigente hasta que ese tribunal se pronuncie.

Tras las palabras de Gallardón, el Gobierno, que desde su postura en la oposición se había mostrado más bien templado en sus referencias a la normativa, se ha apresurado a desmarcarse de la opinión del ministro de Justicia. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha recordado que el criterio del Partido Popular sobre la ley de matrimonio gay no ha cambiado. “Si no hubiéramos pensado que era inconstitucional no hubiéramos votado en contra, no hubiéramos presentado enmienda de totalidad y no hubiéramos presentado un recurso de inconstitucionalidad”, ha dicho en el Senado.

Los comentarios del ministro de Justicia son, ha declarado Alfoso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, su “opinión personal”. Pero “más allá de opiniones personales está la posición del partido”. Y “la posición oficial y real del PP es que hay que esperar a lo que diga el Tribunal Constitucional”.

No han sido los únicos miembros del Gobierno que han salido al paso de las declaraciones de Gallardón. Los ministros de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y de Industria, Energía y Turismo, Ana Mato y José Manuel Soria, respectivamente, se han mostrado favorables a esperar a que el Constitucional se pronuncie.

Mato ha asegurado en los pasillos del Congreso que no hay ninguna novedad respecto a la posición del PP en este sentido y que los populares están esperando a que se pronuncie el TC,como preveían en su programa electoral. "Actuaremos en consecuencia", ha dicho. En todo caso, la ministra no considera que esta posición contradiga las afirmaciones de Gallardón ya que como el ministro de Justicia ha señalado no se modificará la norma hasta conocer la sentencia. "Por tanto, esperaremos a conocer la sentencia que es lo que dijimos en nuestro programa electoral", ha insistido.

Las declaraciones de Gallardón han despertado también las críticas fuera de su partido. El PSOE e Izquierda Unida creen incompatibles las palabras del ministro de Justicia con el recurso sobre la norma que permite el matrimonio gay y han exigido al Gobierno a retirarlo. Carmen Montón, portavoz de Igualdad del Grupo Socialista en el Congreso, ha tachado de de “hipócrita” que el PP mantenga ese recurso cuando el ministro de Justicia ha declarado que no la ve inconstitucional.

Críticas similares a las de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) que también ha instado al Gobierno a retirar su recurso. “Si Gallardón tiene tan clara la constitucionalidad del matrimonio igualitario que inste a su partido, que es quien la pone en tela de juicio, a retirar el recurso inmoral y vergonzoso interpuesto”, ha reclamado Antonio Poveda, presidente de la federación.

"El criterio de mi partido es que estaremos a lo que diga el Constitucional" sobre las bodas gais, ha afirmado Gallardón en la Ser. "El mío es que no existe causa de inconstitucionalidad, pero le corresponde pronunciarse al Constitucional". Y ha disipado cualquier duda sobre una posible acción del Ejecutivo: "La ley seguirá vigente hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie".

El recurso del PP parte de la premisa de que el artículo 32 de la Constitución solo permite el matrimonio entre el hombre y la mujer, de modo que la ley aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "desnaturaliza" esa institución. En su impugnación ante el Constitucional, los populares también sostienen que al permitir la adopción a las parejas homosexuales se atenta contra el interés del menor, cuyo "ámbito natural" de filiación es "la unión heterosexual".

Durante la pasada campaña electoral, Rajoy evitó responder sobre la postura de su partido acerca de las bodas gais en caso de ganar las elecciones. "Cuando el señor Zapatero anunció este tema, fui a verle y le planteé hacer una ley como la que tiene Reino Unido o Alemania, de uniones de hecho". "Yo no hablo de este tema en mi programa", apuntó. "Se presentó el recurso y esperaremos a lo que nos diga el Tribunal Constitucional".

El 30 de junio de 2005, el Congreso aprobaba la modificación del Código Civil que permitía contraer matrimonio a parejas del mismo sexo y les otorgaba todos los derechos de las uniones heterosexuales, incluida la adopción. El texto recibió 187 votos a favor (PSOE, Grupo Mixto, Izquierda Verde, ERC, PNV, CC y dos diputados de Convergencia, que tenían libertad de voto, y la ex ministra del PP Celia Villalobos) y 147 en contra (el Partido Popular y miembros de Unió). Cuatro diputados se abstuvieron.

El Gobierno "constitucionalizará la legislación" sobre el aborto

La posición del Ejecutivo frente al matrimonio entre personas del mismo sexo difiere de la que mantiene ante la ley del aborto vigente, que el PP también recurrió ante el Constitucional pero que ha anunciado que reformará para acabar con el sistema de plazos y volver a uno de supuestos sin esperar la resolución del tribunal.

Preguntado por las diferencias de criterio del Gobierno respecto a la ley del matrimonio homosexual y la del aborto en lo referente a los recursos ante el Constitucional, el titular de Justicia ha manifestado que ello obedece al hecho de que, a diferencia de lo que ocurre con las bodas gais, el Constitucional sí se ha pronunciado, hasta en tres ocasiones, sobre el aborto. "El Constitucional dice que no puede haber supuestos en los que el no nacido esté sometido a una desprotección y una ley estricta de plazos supone una desprotección absoluta durante ese periodo de tiempo", ha asegurado Gallardón, que ha destacado que lo que hará el Gobierno es "constitucionalizar la legislación" sobre el aborto.

Aunque no se ha comprometido a dar una fecha para la presentación del anteproyecto de ley -"lo haremos después de los estudios pertinentes, es un tema muy serio", ha indicado-, Gallardón sí ha avanzado que "no será sustancialmente diferente de lo que hizo el PSOE en 1985", pero "corrigiendo los defectos que tuvo" esa ley.

Más información