Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSIC necesita una financiación adicional de 173 millones

El presidente pide en una carta a sus trabajadores que piensen en “cómo aumentar los ingresos” y "extremar la austeridad en los gastos"

Los recortes en ciencia aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy en los Presupuestos Generales del Estado suponen para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) una “necesidad adicional de financiación de 173 millones de euros”, según una carta enviada hoy por el presidente del organismo, Emilio Lora-Tamayo, a todo el personal. En la misiva, su máximo responsable pide a los trabajadores que piensen “en cómo elevar al máximo los ingresos" y les incita "a extremar la austeridad del gasto”.

La carta de Lora-Tamayo, nombrado el pasado mes de enero, desgrana la partida presupuestaria del CSIC para 2012. El Gobierno destina a través del Ministerio de Economía y Competitividad 411 millones al organismo de los 668 millones que el propio consejo tiene previsto gastar este año. El problema radica en que esos 411 millones no cubren los gastos fijos del CSIC: personal y gastos generales. Según la misiva, los gasto de personal ascienden a 334 millones (“un 60% del presupuesto”) y los gastos generales (luz, teléfono, infraestructuras, etc.) se llevan un “mínimo de 250 millones”.

Así, el CSIC precisa de al menos otros 173 millones adicionales para financiarse. Lora-Tamayo espera, según la carta, obtener otros “40 millones procedentes de ayudas finalistas de la Administración”, pero aun así se necesitan otros 133 millones. El organismo cuenta con fuentes de financiación propia, como las patentes que registra o estudios que realiza para terceros.

En este contexto, el presidente del CSIC reconoce en la carta que se trata de “una situación presupuestaria grave” que, para evitar que afecte a los trabajadores del consejo, obliga “a todos” a “pensar en cómo elevar al máximo los ingresos y a extremar la austeridad del gasto”.

El objetivo sería reducir progresivamente el “déficit real” del organismo “hasta cifras asumibles por las capacidades que podemos prever en futuros desarrollos presupuestarios”.

Más información