Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El obispo de Alcalá de Henares arremete contra “la ideología de género”

Reig Pla dice que el feminismo y la homosexualidad atentan contra la familia

Ampliar foto
Reig Pla, en el VI Congreso Mundial de las Familias.

Hoy le tocó el turno al feminismo y la homosexualidad como valor. Tras sus críticas a los gais en su polémica homilía televisiva de Viernes Santo, cuando asoció esa orientación sexual con la prostitución y arremetió contra el aborto, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, aseguró en el VI Congreso Mundial de Familias que “la ideología de género y las teorías queer y ciborg atentan contra la naturaleza de la persona”. Las tres corrientes se oponen a los papeles y valores tradicionales asignados a hombres y mujeres. La queer reivindica la dignidad de la homosexualidad y la ciborg destaca que las diferencias por sexo son sobre todo culturales.

El prelado, que cosechó dos grandes ovaciones en este foro conservador organizado en Madrid por entidades antiaborto y partidarias de la familia tradicional abierta a la procreación, recapituló sobre las “acometidas” que ha sufrido la familia. Primero hubo una convergencia de “ideología marxista, freudiana y liberal” que emergió en torno al Mayo del 68 francés. La revolución sexual estaba servida y la píldora anticonceptiva la espoleó. El sexo se desligaba del amor y del matrimonio, y este, de la procreación. Aquellos barros han traído otros lodos en forma de relativismo que niega a Dios y las ideologías de género, queer y ciborg apuestan por “deconstruir” la familia, la educación, la persona. Entre los instrumentos empleados para ello citó “la reasigación de sexo, la manipulación de embriones humanos, la reproducción asistida, y una cultura dominante que pretende promover postulados del feminismo radical y el relativismo moral”. La “ideología de género” alienta otros modelos de familia y la reproducción asistida “incluso en solitario”, criticó.

A juicio de Pla, hay que hacer frente a ello. Recordó que “el cuerpo no es una simple prótesis del yo”. La sexualidad es “espiritual y corporal”, “una gracia de Jesucristo”, dijo el prelado antes de defender “la virtud de la castidad” y el sacramento del matrimonio, “una institución prevista por el Creador”.

Pla fue la gran estrella de un congreso que apuesta por la familia tradicional y critica con dureza los cambios. En él estuvieron representantes del PP como el eurodiputado Jaime Mayor Oreja o el presidente de la Asamblea de Madrid, Ignacio Echevarría. “De aquí va a salir una hoja de ruta [para las administraciones]”, aseguró el presidente de la Federación Madrileña Municipios y alcalde de Alcorcón, David Pérez (PP).

En el encuentro abundaron las críticas al matrimonio entre homosexuales, al aborto, la promiscuidad o la pornografía (favorece el divorcio, por ejemplo). En el panel “autenticidad de la mujer: redescubriendo la vida en el hogar”, todo fueron loas a las que eligen ser madres y amas de casa. Y si hay que optar entre eso y el trabajo, la familia es lo primero. Porque, entre otras cosas “detrás de cualquier gran hombre, siempre hay una madre”, según dijo una ponente americana.

Más información