Primera imagen transmitida por el 'Curiosity' desde el cráter Gale que muestra el horizonte de Marte. / NASA

“Bienvenidos a Marte”, ha sido el saludo del director del centro responsable de la misión del Curiosity, Charles Elachi. El robot de la NASA ha protagonizado esta mañana una hazaña sin precedentes en la historia de la exploración planetaria: a las 7.32 (hora peninsular) ha tocado el suelo del planeta rojo superando la arriesgadísima maniobra de descenso. Pocos minutos después han llegado las primeras imágenes al centro de control en el Jet Propulsion Laboratory (California). En blanco y negro y de escasa calidad, han sabido a gloria a las decenas de ingenieros y científicos de la misión, que han explotado en aplausos, vítores, lágrimas, abrazos y euforia generalizada. “Los siete minutos de terror [del descenso] se han convertido en los siete minutos de triunfo”, ha dicho el director científico de la NASA, John Grundsfeld. Mensajes de parte del presidente Obama a través de su asesor científico John Holdren, allí presente junto al director de la NASA, Charles Bolden, y una alegría incontenible en medio de un ambiente festivo en el JPL demuestran el éxito científico y técnico de Estados Unidos, pero también su trascendencia política.

ATLAS

Las primeras imágenes que ha enviado el Curiosity son en blanco y negro tomadas con una cámara de muy gran angular y se aprecia en ellas perfectamente el horizonte de Marte en el cráter Gale, en un entorno rocoso, donde ha llegado el robot, e incluso el perfil de este o una de sus ruedas en otra de las imágenes. El vehículo tiene que desplegar sus equipos antes de enviar buenas fotografías en color, lo que puede tardar varios días. Además, los técnicos ya han avisado de que, al ser una nave muy compleja, pasarán semanas antes de que empiece la misión propiamente dicha, tras comprobar exhaustivamente el funcionamiento de todos sus instrumentos.

La felicitación de Obama

“Esta noche han hecho historia los Estados Unidos de América”, ha recalcado el presidente Barack Obama tras el triunfal aterrizaje del robot Curiosity en Marte, felicitando “a todos los hombres y mujeres de la NASA que han hecho posible este logro”.

El aterrizaje del Curiosity, “el más sofisticado laboratorio rodante que ha descendido nunca en otro planeta”, ha dicho el presidente, “marca un logro sin precedentes de la tecnología que supone un hito de orgullo nacional hacia el futuro”.

"El éxito de esta noche protagonizado por la NASA [en California era aún el día 5 por la noche cuando llegó el Curiosity a Marte] va en paralelo con nuestros importantes pasos respecto a una visión de asociación con empresas americanas para enviar al espacio a astronautas americanos en naves americanas”, ha señalado el mandatario. "El éxito -ha añadido- nos recuerda que nuestro dominio, no solo en el espacio, sino también aquí en la Tierra, depende de la continuada inversión con sabiduría en innovación, tecnología e investigación básica, que siempre ha hecho de nuestra economía la envidia del mundo”.

Durante el descenso, los siete minutos de terror, que han sido ocho (los ingenieros ya habían avisado de que podría haber una variación de un minuto más o menos debido a la variabilidad atmosférica allí), el centro de control del JPL ha ido recibiendo señales que confirmaban la entrada en la atmósfera de la nave completa Mars Science Laboratory, el despliegue del paracaídas, el encendido de los retrocohetes para aminorar la velocidad y, al final, la operación de la grúa espacial que ha descolgado unos ocho metros el Curiosity hasta dejarlo en el suelo. Las sonrisas y los tímidos aplausos en la sala de control eran suficiente señal de que todo iba bien; no hacía falta mirar los paneles con los datos técnicos que se iban recibiendo en la operación transmitida en directo por la NASA a todo el mundo. La señal de que la grúa espacial se había apartado del Curiosity (para evitar dañarlo tras la caída) desencadenó los aplausos furiosos de una treintena de responsables de control de la misión y los científicos pendientes de su robot.

Una película de aventuras

El ambiente de fiesta no ha cesado en el JPL ni siquiera en la rueda de prensa celebrada menos de una hora después del descenso, donde Elachi, vestido con un polo azul celeste con el emblema del Curiosity, como prácticamente todos los ingenieros y científicos de la misión, ha dicho que ha tenido la impresión de que estaba viendo una película de aventuras, tan emocionante ha sido. “He tenido que convencerme a mí mismo de que era real”. No ha querido que los responsables de ingeniería y ciencia del robot protagonizasen en exclusiva el triunfo y ha invitado a pasar uno por uno a todos los miembros del equipo en un mar de abrazos.

La animación describe la perfecta coreografía espacial que ha permitido recibir en la Tierra las primeras señales y fotografías del Curiosity. En sentido oeste-este, la trayectoria de la sonda MSL con el Curiosity dentro en dirección al cráter Gale para aterrizar. El satélite de la NASA MRO entra en órbita de sur a norte sobrevolando el cráter en el momento del aterrizaje; por el este, el satélite Odyssey (ODY), en órbita polar en dirección sur, completa la maniobra de recepción de las comunicaciones.

“El Curiosity es el rover más complejo que haya llegado jamás al suelo de Marte”, ha dicho Bolden, que ha subrayado la capacidad tecnológica que hay detrás. "Nunca se ha hecho algo tan arriesgado y difícil en Marte como esta maniobra de aterrizaje", ha agregado. "El liderazgo de Estados Unidos va a hacer este mundo mejor".

La señal del Curiosity, que tarda 13,8 minutos en llegar a la Tierra a la velocidad de la luz, se transmite a través de los dos satélites de la NASA (Odyssey y MRO), en órbita de Marte, cuyas órbitas y antenas se han sincronizado perfectamente para la operación, una auténtica coreografía espacial en la que participa también el Mars Express de la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Inmediatamente después de tocar el suelo el Curiosity, la Tierra se ha ocultado tras el horizonte en aquel lugar del cráter Gale, es decir, que el robot no está a la vista de su planeta de origen. En las próximas horas debe desplegarse la antena principal de la nave para establecer la comunicación directa.

Elogio a la participación española

Los directivos de la misión Curiosity de la NASA han elogiado la cooperación internacional en la misión y concretamente la participación española, que se ha reflejado sobre todo en la aportación de la pequeña estación meteorológica de que va dotado el robot. “Hemos trabajado muy bien con los españoles, es gente muy capaz”, ha asegurado el encargado de los instrumentos de la compleja nave en la primera conferencia de prensa tras el aterrizaje en Marte, celebrada en el Jet Propulsion Laboratory. “Espero que puedan seguir desarrollando instrumentos para sus propios proyectos”, ha añadido.

Esta aportación ha sido desarrollada y coordinada por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA). “Ha sido un momento muy especial”, ha comentado a este periódico por correo electrónico desde Pasadena Javier Gómez Elvira, responsable de la estación meteorológica, refiriéndose al aterrizaje. Además, la antena de alta ganancia del Curiosity, todavía sin desplegar, es obra de las empresas EADS CASA y Sener y en la maniobra de aterrizaje ha participado la Estación de Robledo de Chavela (Madrid), operada por INTA, que forma parte de la Red de Espacio Profundo de la NASA.

Así se ha vivido el aterrizaje del 'Curiosity' en las instalaciones del Centro Nacional de Astrobiología en Torrejón de Ardoz, Madrid. / Video: ATLAS

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana