Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prestaciones en el punto de mira

Fuentes de ese ministerio aseguran que tal análisis forma parte de las reuniones con expertos iniciadas en febrero

Genética, cribados, reproducción asistida, rehabilitación e implantes oftalmológicos son las primera prestaciones en ser analizadas

El grupo encargado de revisar la cartera de servicios del sistema nacional de salud ya ha fijado las cinco primeras áreas sobre las que trabajar. Son, según indica una portavoz de Sanidad, genética, cribados, rehabilitación, reproducción asistida e implantes oftalmológicos. “Se han elegido un poco a petición de los profesionales. Son áreas bastante nuevas donde tienen dudas de qué entra y qué no y a quién afecta”, explica la portavoz del departamento que dirige Ana Mato.

La idea de revisar la cartera de servicios es clave en el nuevo diseño de la sanidad pública. Y de la política del PP, que hizo de su unificación entre comunidades una de las bases de su campaña electoral en temas sanitarios. Ya el 29 de febrero Mato anunció la creación de dos grupos de trabajo al respecto: uno se encargaría del desarrollo de lo que actualmente se presta, y otro de su actualización (incorporaciones).

Sanidad insiste en que el hecho de que un área se revise no implica que se vaya a recortar, aunque eso es lo que temen los afectados, desde la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción a algunas comunidades, que ya han avisado, según la cadena SER, de que en este primer lote entran prácticas tan extendidas como las mamografías. De hecho, la memoria económica de real decreto de recortes de abril calcula que esta revisión supondrá un ahorro de 700 millones cuando se complete.

Pero el ministerio, que insiste en que no hay conclusiones de los grupos, solo recalca que estos grupos de trabajo pueden “proponer eliminar prestaciones obsoletas, establecer límites o acotar indicaciones e, incluso, proponer la incorporación de técnicas emergentes”. Eso sí, siempre que, después, el Consejo Interterritorial (el órgano de discusión del sistema donde se sientan el ministerio y las consejerías) lo apruebe.

De momento el trabajo está en la fase de llamar a expertos. La participación en el grupo de trabajo era voluntaria, y están representados, aparte del ministerio, Asturias, Galicia, Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana, Navarra, Castilla-La Mancha, Canarias, País Vasco y Aragón. Su trabajo consiste en llamar a expertos de sociedades científicas para que establezcan los límites de la prestación y sus protocolos. De momento, según Sanidad, no hay fecha para que presenten las conclusiones, aunque alguna podría ir al próximo consejo, que aún no tiene fecha.

Lo que nadie discute es que en la cartera de servicios hay algunos obsoletos, y otros poco justificados. Por ejemplo, la Organización Médica Colegial presentó en febrero un trabajo en el que calculaba que solo en rehabilitación se podían ahorrar unos 25 millones. Ayer, su presidente, Juan José Rodríguez Sendín, apoyó la propuesta, informa Maryem Castillo. Eso sí, Sendín pidió que la revisión fuera desde el consenso. Se tratarán todas las patologías, pero de otra manera, añadió.