Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CUENTAS PARA 2013

El dinero para alumnos con dificultades se lleva el peor mordisco en Educación

La partida para enseñanza compensatoria pierde 116 millones, un 68%; las becas caen un 3,8%

El presupuesto de la cartera acumula una bajada del 31% en dos años

El presupuesto educativo del Gobierno central se ha reducido casi en un tercio en los dos últimos años (31%), pasando de 2.843 millones de euros en 2011 a 1.944 millones en 2013, según el proyecto de cuentas públicas para el año que viene que ha presentado el Ejecutivo en el Congreso de los Diputados. Son 326 millones menos que en 2012 y, de ellos, la peor parte se la llevan los programas de educación compensatoria, destinada a los alumnos con dificultades para asegurar la igualdad de oportunidades: esta partida pierde 116,5 millones, es decir, un 68%, hasta quedarse en 53 millones.

Dentro del mar de recortes que están sufriendo desde 2010 las escuelas y las universidades españolas (van más de 6.000 millones), el dinero que aporta el Ministerio de Educación al gasto público total en la materia representa una parte pequeña, en torno al 6%. Sin embargo, muchos expertos insisten en su importancia por dos razones: la primera, que de él depende el dinero para asegurar la igualdad de oportunidades a través del presupuesto para las becas; y la segunda, que en los últimos años del departamento había salido un dinero extra para esos programas que, financiados a medias la mayoría de las veces con las comunidades, buscaban dar la punta de calidad que le faltaba al sistema (para construir escuelas infantiles para menores de tres años o los programas de refuerzo para los alumnos que van peor). Estos han sufrido en 2012 un gran recorte que se profundizará en 2013.

En cuanto a las becas, la partida se reduce en 47,8 millones de euros, esto es, un 3,8%, hasta quedarse en 1.222 millones de euros (209 millones menos, un 14,6%, que en 2011). El Gobierno, a pesar de estas cifras, ha insistido una y otra vez en que las becas suben (igual que todo este año ha insistido en que se habían mantenido a pesar de que la partida bajó un 11%). Así, si el curso pasado se referían a las becas y ayudas generales (las matriculas universitarias, las de movilidad, las compensatorias para alumnos con muy pocos recursos...), esta mañana, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha matizado que lo que suben los becas más representativas, tanto universitarias como no universitarias, que alcanzan los 1.163 millones, 23 millones más (un 2,4%) que en 2012. Las becas para estudiar idiomas en el extranjero son las que vuelven a bajar, esta vez un 72% (serán 10 millones), las de movilidad Erasmus y Séneca tendrán un 60% menos (15 millones) un 35% (6,4 millones), respectivamente, y las carácter especial a universitarios (las de alumnos que empiezan a colaborar con la universidad) tendrán 4,9 millones de euros en lugar de los 8,9 millones de 2012.

En todo caso, diferentes expertos advierten contra un posible crecimiento cosmético de las partidas generales sin impacto real. Esto significa que da igual lo que se presupueste (1.000 millones o 10.000) si se limita gasto endureciendo los criterios académicos para acceder y mantener una beca, como ha hecho el Gobierno, lo cual puede hacer que muchos estudiantes no la consigan o la pierdan. Los especialistas en financiación universitaria Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén) y José Antonio Pérez García (Politécnica de Valencia) calculan que este año perderán la beca en torno al 17,3% de los beneficiarios y cifra que el curso siguiente podría llegar al 32%.

En cuanto a la otra pata de los programas de cooperación con las comunidades, estos ya fueron prácticamente sentenciados en los últimos presupuestos y es posible que estos nuevos sean la puntilla. El pasado mes de abril, cuando la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, explicó los presupuestos de 2012, aseguró que el ministerio, ante la necesidad de recortar, decidió eliminar los programas "inviables" -el plan para extensión de guarderías (100 millones), los incentivos para escuelas (contratos-programas) o los programas de refuerzo para los alumnos más aventajados, entre otros- para centrarse en los destinados a reducir el fracaso y el abandono escolar. Por eso, aseguró, se mantenían los PROA(clases por las tardes en los propios colegios e institutos para los alumnos que van peor), los planes contra el abandono temprano, o el programa de lenguas extranjeras. Todos ellos se eliminan ahora: "Se han suprimido en 2013 los créditos destinados a programas integrados de apoyo y refuerzo en centros de Educación Primaria y Secundaria [PROA], al Plan de disminución de abandono escolar temprano y mejoras de la enseñanza de lenguas extranjeras por importes respectivamente de 60,0 millones, 40,8 millones y 13,3 millones de euros", dice uno de los tomos del proyecto presupuestario.

Por etapas, el dinero para secundaría, FP y escuelas de idiomas pierde otros 67,2 millones, es decir, un 38%, hasta quedrase en 108 millones y la formación del profesorado, que el año pasado quedó casi anulada, vuelve a bajar ligeramente: en 2011 fueron 52 millones y en 2013 serán 3,4 millones.

La partida de universidades pierde más de 50 millones (un 18,3%): se quedan en 122,35 millones de euros los que se repartirán la UNED (recibirá unos 14 millones de euros menos por dinstintos conceptos), la Menéndez Pelayo, los centros universitarios de Ceuta y Melilla y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca). Para infantil y primaria habrá 159,84 millones, casi 105 millones menos que hace dos años, cuando todavía existía el programa Educa3 para la construcción escuelas infantiles.

Más información