Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las emisiones de gases bajan un 2,5% en la UE mientras aumentan en España

La Agencia Europea de Medio Ambiente cree que el país no cumplirá sus objetivos para 2020

Una factoría emite gases en un polígono de Madrid.
Una factoría emite gases en un polígono de Madrid.

El conjunto de la UE rebaja sus emisiones de gases de efecto invernadero, pero en España siguen creciendo. Según un informe publicado hoy por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), las emisiones de los Veintisiete bajaron por término medio un 2,5% entre 2010 y 2011, si bien subieron en varias naciones como España, hasta un 0,1%. Un porcentaje no demasiado elevado pero que evidencia que este país que no está en el buen camino para cumplir con sus compromisos de reducción para 2020 adquiridos en Kioto, como demuestra un segundo estudio difundido también hoy por la AEMA.

El repunte español se produce tras tres años de caída (desde finales de 2007), pese a que la actividad industrial y el gasto energético del transporte ha disminuido en gran medida como consecuencia de la crisis. La principal causa de este cambio de tendencia es que la producción eléctrica con carbón aumentó un 96% en 2011 debido al real decreto de ayudas a la minería, según datos publicados por Red Eléctrica de España a finales del año pasado. Cada kilovatio generado con este combustible emite casi el triple que uno producido con gas natural. El informe de la AEMA coincide en este diagnóstico y alerta además del descenso de las energías renovables en el país. Los cálculos de REE lo corroboran: las energías renovables (eólica, hidráulica, térmica renovable y solar) pasó de suponer el 36% de la oferta en 2010 al 33% el año pasado. Una infrautilización si se tiene en cuenta que podrían aportar el 46%.

Según el estudio de la AEMA, las mayores reducciones en términos porcentuales se registraron el año pasado en países relativamente poco importantes en el conjunto de las emisiones totales de la UE: un 13 % en Chipre, un 8 % en Bélgica, Finlandia y Dinamarca. Reino Unido registró el mayor descenso en términos absolutos, con 35,9 millones de toneladas de equivalente de CO2 menos (6,1%), seguido de Francia con 24,2 millones menos (4,6%) y Alemania con 17,2 (1,8%). En cambio, nueve Estados incrementaron sus cifras: en Bulgaria crecieron en 6,5 millones de toneladas (10,6%), seguido de Polonia con cinco millones (1,3%) y Rumania con 2,4 millones (1,9%). En España hubo 0,3 millones de toneladas más que en 2010 (300 millones de kilos).

Un factor clave de la reducción de emisiones en 2011 en la UE fue el invierno suave que se vivió en la mayoría de los países, por lo que la demanda de combustibles fósiles para calefacción fue menor que en 2010, cuando aumentaron un 2,4% debido al frío y a la recuperación económica en algunas zonas. El sector residencial y comercial —en su mayoría no incluido en el régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero de la Unión Europea— fue el que más contribuyó al descenso del año pasado.

Si bien los factores económicos han podido ser más determinantes en unos países que en otros, cabe destacar que la economía de la UE creció en su conjunto un 1,5 %, mientras que las emisiones disminuyeron un 2,5 %. La mayoría de los Estados que registraron los recortes de emisiones más importantes experimentaron un crecimiento económico positivo en 2011.

Respecto al informe de la AEMA sobre el cumplimiento de los objetivos planteados en el Protocolo Kioto para 2020, el estudio concluye que 13 países cumplirán sus compromisos, mientras que ocho no lo conseguirán si no implementan medidas adicionales y otros seis (entre ellos España) no lo lograrán ni siquiera con medidas adicionales, aunque sí podría con importantes compras de derechos de emisión. España, de hecho, está muy cerca del objetivo de reducción de CO2 que la UE le asignó para el periodo 2008-2012 gracias a una compra de casi 100 millones de toneladas a Polonia a precio de saldo.

La UE ha aprobado medidas legislativas para reducir los gases de efecto invernadero en un 20% entre 1990 y 2020. Las últimas cifras muestran que las emisiones han caído un 16,5% y que el conjunto de los Veintisiete está en vías de cumplir este objetivo. Si se excluye la aviación internacional, las emisiones en la UE han descendido un 17,5 % desde 1990.

Las proyecciones de los Estados miembros indican que, con las políticas y medidas actualmente en vigor, las emisiones de la UE seguirán cayendo hasta alcanzar en 2020 el 19% menos que en 1990.

Más información