El director de Parques Nacionales fue a una montería en la linde de Cabañeros

El responsable de Medio Ambiente alega que no se llegó a cazar dentro del espacio protegido

Ecologistas critican su trato con los propietarios de fincas mientras estudia suavizar la ley

Ciervos en el parque nacional de Cabañeros. / JOSÉ B. RUIZ (CORDON PRESS)

El director general del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, Basilio Rada, acudió el pasado 3 de enero invitado a una montería organizada por Alberto Alcocer en una de sus fincas que incluye una parte del Parque Nacional de Cabañeros, según admite Rada. La cacería (autorizada para gamos, ciervos y jabalíes) estaba prevista en el límite de la finca El Avellanar con el parque, aunque en parte porque hubo menos tiradores de los previstos no se adentraron en el espacio protegido. Rada alega que desconocía que estuviese autorizado cazar en una parte de Cabañeros y sostiene que defiende la caza fuera del parque nacional tanto como la prohibición en el interior. Además, afirma que finalmente él no cazó. Los organizadores señalan que nunca planearon cazar en Cabañeros. Para los ecologistas, que no entraran en Cabañeros no resta gravedad al caso, ya que la montería estaba autorizada con una parte dentro del parque nacional, donde por ley está prohibida la caza deportiva y en teoría solo los guardas del Ministerio de Medio Ambiente pueden realizar el control de poblaciones.

EL PAÍS

La Ley de Parques Nacionales, de 2007, establece la prohibición de “la caza deportiva y comercial” en estos espacios, que suponen menos del 1% del territorio nacional y son, supuestamente, la joya de la corona de la naturaleza. La norma establece que en el caso de existir la caza en fincas privadas antes de la declaración de parque nacional, “las Administraciones competentes adoptarán las medidas precisas para su eliminación”. En caso de que sea necesario controlar las poblaciones, es el parque nacional a través de sus guardas quien se debe encargar de abatir los ejemplares. Cabañeros y las Tablas de Daimiel son los únicos parques no transferidos a las comunidades y que gestiona Parques, adscrito al Ministerio de Medio Ambiente.

En parques como Cabañeros, en los Montes de Toledo, con gran tradición cinegética, la ley se aplica de una manera singular. Las fincas tienen un plan cinegético, que el parque suele aceptar como “control de poblaciones”, aunque lo realizan los dueños de las fincas.

Rada afirma que acudió invitado como un compromiso y que no llegó a cazar. “Pregunté varias veces si se iba a cazar en el parque, porque de ser así no habría ido, y me aseguraron que no”, señala. Añade que la finca de Alcocer tiene unas 4.000 hectáreas y que solo 300 pertenecen al parque nacional. Sin embargo, la montería estaba autorizada incluyendo esa zona, en la margen derecha del río Estena, que marca el límite entre la finca y el parque.

“Pregunté varias veces si se iba a cazar en el parque, porque de ser así no habría ido, y me aseguraron que no”

La “mancha” de la montería es la Solana del Estena, que engloba terreno privado sin protección y la franja de 300 metros de la ribera del río que pertenece al parque. “Defiendo tanto que se cace fuera del parque como que no se cace dentro”, añade Rada. Fuentes próximas a los organizadores señalan que la cacería se preparó “con idea de que pudieran llegar a participar hasta 40 escopetas”, pero sin afectar al parque. “La cacería se realizó según lo previsto sin alcanzar el territorio del parque, e incluso cubrió mucho menos de la mancha solicitada, porque solo participaron en ella 15 escopetas”.

Medio Ambiente ha emprendido la reforma de la ley en la que puede suavizar las exigencias para que los propietarios privados cacen en los parques. Hasta ahora, la Administración está obligada a indemnizarles por no cazar, aunque no siempre lo hace, lo que genera situaciones como la de Cabañeros. En mayo, Parques ya sacó a concurso las monterías en fincas emblemáticas como Quintos de Mora y Lugar Nuevo y Selladores-Contadero.

El responsable de Parques en Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, es crítico con lo ocurrido: “El director de Parques ha actuado de forma poco inteligente. Él es el responsable de hacer cumplir la ley, que dice que la caza es incompatible con los parques nacionales. Que vaya a una finca que está en el parque nacional, aunque cace 20 metros fuera del límite, nos parece una irresponsabilidad”. Oberhuber añade que el momento hace que el gesto de Rada sea “especialmente imprudente, al estar elaborando una ley en la que uno de los debates es si se puede cazar o no en los parques”.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana