Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esposa de un político británico condenada por un tuit difamatorio

Sally Bercow debe indemnizar a Lord McAlpine por insinuar que era pederasta

La esposa del portavoz del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes en Reino Unido, Sally Bercow, ha llegado a un acuerdo económico con Lord McAlpine tras la decisión del Tribunal Supremo de Londres considerando libelo un tuit que ella publicó en su cuenta de Twitter. El Alto Tribunal dio la razón a McAlpine, extesorero del partido conservador, al entender que Bercow le había identificado en su tuit como el autor de los casos de pederastia cometidos en Gales, sobre el que la BBC emitió un programa en noviembre de 2012.

En él, una de las víctimas, Steve Messham, afirmaba que un destacado político, que había sido asesor de Margaret Thatcher, había abusado de él. Pese a que en el reportaje no se le nombraba, fueron muchos los que señalaron en las redes sociales a McAlpine, antiguo tesorero de la Dama de Hierro. Bercow escribió en un tuit a sus 56.000 seguidores, poco después de la emisión: “¿Por qué es tema del momento el señor McAlpine?”. El tono del mensaje, según el Tribunal de Londres, sugeriría que este había abusado de niños, lo que no era cierto.

“He aprendido mi lección de la manera difícil”, afirmó ayer Bercow tras la decisión del Tribunal Supremo y el acuerdo alcanzado con McAlpine, cuyo importe no trascendió, según informó The Financial Times. Previamente, los abogados del lord solicitaron una indemnización de 50.000 libras (más de 58.000 euros) a Bercow, pero no hubo acuerdo.

La BBC, por su parte, tuvo que pedir disculpas y su director general, George Entwistle, dimitió. Además, la cadena británica indemnizó a McAlpine con 185.000 libras (230.000 euros). El extesorero no zanjó el asunto y persiguió a los tuiteros que habían manchado su nombre. Sus abogados localizaron 1.000 cuentas de Twitter que difundieron directamente los rumores y otras 9.000 que lo reenviaron. La ley británica sobre libelo permite procesar a las personas por el envío de comunicaciones con un mensaje ofensivo o falso. Algunos de los tuiteros pagaron una cantidad simbólica por el asunto McAlpine y otros realizaron trabajo social.