Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta por el primer caso de rabia canina detectado en España desde 1978

El perro mordió a cuatro niños y un adulto en tres puntos distantes de Toledo hace unos días

El can fue abatido por la Policía y los análisis dieron positivo para esta enfermedad

El Ministerio de Sanidad ha activado el nivel de alerta 1 tras detectar un caso de rabia canina, el primero en la Península --en Ceuta y Melilla se dan algunos casos en animales procedentes de Marruecos u otros países del norte de África-- que se registra desde 1978. Se trata de un perro que el pasado día 1 mordió a cuatro niños y un adulto en puntos distantes de la ciudad de Toledo. El can fue abatido por la Policía. El análisis del cadáver dio positivo para rabia.

Un informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, colgado en la web de este organismo y adelantado por Efe, asegura que los servicios de Epidemiología de Castilla-La Mancha y Cataluña han determinado mediante entrevistas a los propietarios que el perro, de cinco años y vacunado de rabia, estuvo con sus dueños y otros dos perros entre el 12 de diciembre de 2012 y el 12 de abril de 2013 en Marruecos y que los tres tuvieron contacto con cadáveres de animales. Durante el "periodo infectivo estimado", el mes de mayo, el can viajó a Monzón (Aragón), Piera, Montcada i Reixac, Porqueres y Banyoles (Cataluña). La mayor parte del tiempo estuvo en Barcelona. El 22 de mayo llegó a Argés (Toledo), donde estuvo hasta el día 31, fecha en la que se escapó, relata el informe, a última hora de la noche, y fue encontrado al día siguiente en Toledo.

"El riesgo de infección en España es muy bajo", afirma el informe. "En este momento, debido al caso de rabia canina identificado, no se puede descartar que aparezcan otros animales con rabia en las áreas de restricción, por lo que, el riesgo de transmisión de rabia a humanos existe aunque se considera muy bajo", añade. Según el nivel de alerta 1, en la zona del foco (Toledo y Argés) se ha declarado un área de restricciones de un radio de 20 kilómetros. Las medidas que se han tomado son la vacunación obligatoria de perros, gatos, hurones y otros animales de compañía, refuerzo del control de animales vagabundos, etcétera.

El área de restricciones de Castilla-La Mancha afecta a una zona de la Comunidad de Madrid, en concreto los polígonos del 22 al 27 del municipio de Aranjuez. En Cataluña, el área de restricción incluye los municipios de Banyoles, Porqueres, Montcada i Reixac y Piera. En todas estas zonas se aplican las mismas medidas que en Toledo, según detalla el informe de Declaración de foco de rabia canina en Toledo.

"Las personas se infectan por la mordedura o el arañazo profundo de un animal infectado. No se ha observado la transmisión de este virus de una persona a otra. El tipo de contacto con el posible animal infectado es importante para valorar el riesgo de transmisión", explica el Ministerio de Sanidad en un documento de preguntas y respuestas sobre el caso. Para prevenir el contagio, Sanidad recomienda evitar el contacto con animales desconocidos y precisa además que, sin tratamiento, se trata de una enfermedad grave que afecta al sistema nervioso.

El Ministerio asegura también que, en función de los resultados de las encuestas epidemiológicas, se valorará ampliar las zonas con restricciones. Castilla-La Mancha, Aragón y Cataluña, por las que circuló el animal, han procedido ya a la búsqueda e identificación de contactos tanto humanos como animales del caso y a la administración de profilaxis, añade. 

Sanidad indica que, en caso de ser agredido por un animal infectado, la primera medida a aplicar es la limpieza de la herida bajo un fuerte chorro de agua y con jabón durante un periodo de cinco minutos, más eficaz si se realiza inmediatamente después del contacto y, si es posible, se aplicará un desinfectante. Ante cualquier exposición de riesgo, se deberá acudir a un centro sanitario lo antes posible, donde se llevará a cabo una valoración según el tipo de contacto que se ha producido y se aplicarán las medidas de tratamiento oportunas. Existe una vacuna frente a la rabia que si se administra después del suceso es "eficaz" y se dispone de una inmunoglobulina antirrábica para las exposiciones de mayor peligro, concluye el informe.