Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pretende incrementar la cuota de pesca del atún rojo

El comité internacional decide hoy, en su reunión anual, si la mantiene o la sube

Pesca del atún rojo en Barbate, Cádiz, en 2011. Ampliar foto
Pesca del atún rojo en Barbate, Cádiz, en 2011. AP

Los científicos del ICCAT (Comité Internacional para la Conservación del Atún Atlántico) confirmaron, aunque con alguna incertidumbre, el año pasado que el atún rojo se había recuperado. Décadas de sobrepesca habían dejado esta especie en una situación tan delicada que el ICCAT fijó un plan de recuperación en 2007 que limitó enormemente las capturas permitidas. Su último informe, de hace apenas unas semanas, reitera la misma conclusión, pero los científicos son muy prudentes: no se atreven a decir a los Estados si es el momento o no de volver a subir el TAC (total admisible de capturas) para 2014. En esas están los delegados presentes en la reunión anual del ICCAT en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). La cita acaba hoy, y de ella debe salir esa cifra. España es uno de los países que piden poder pescar más.

“El atún rojo es una especie importante y muy simbólica. Los ecologistas usan argumentos que recuerdan a las especies en peligro de extinción. Pero no es así; se trata de una especie pesquera, y hay que capturarla. Creemos que hay suficiente abundancia como para subir el TAC”, explica al teléfono desde Ciudad del Cabo el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez. El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente está pidiendo un aumento “moderado” de las capturas, añade Domínguez, sin precisar más. Actualmente España es el principal país en la pesquería del atún rojo, con casi el 20% de la cuota total. Las exportaciones supusieron 37 millones de euros en 2012, según datos del ministerio.

Sin embargo, los informes científicos que para unos justifican un aumento de la cuota, para otros sustentan la petición contraria. “Las recomendaciones científicas no dan pie a apoyar la subida que pide España. Las tendencias son positivas, es cierto, pero los científicos son conservadores y prudentes. Hasta que no haya una nueva evaluación [será en 2015], no habría que tocar la cuota. No queremos que la especie se vuelva a gestionar desde el punto de vista del mercado. Ya sabemos lo que pasó por hacerlo así durante años”, argumenta el responsable de pesquerías de WWF, Raúl García. El último informe del comité científico del ICCAT se ha realizado con la evaluación de stock del año 2012, y no está previsto realizar otra hasta 2015. Los científicos aseguran que quieren mejorar la metodología de la recopilación de datos para eliminar incertidumbres y poder ofrecer recomendaciones claras para entonces.

A España le correspondieron en 2013 algo más de 2.504 toneladas de atún rojo. Más de un centenar de barcos pescan esta especie, con distintas artes, en el Mediterráneo y el Atlántico Oriental. Hay cinco formas de captura: buques de cerco del Mediterráneo; palangre y línea de mano del Mediterráneo; cañeros y línea de mano del Estrecho; buques de cebo vivo del Cantábrico y las tradicionales almadrabas de Cádiz (en Conil, Barbate, Zahara y Tarifa).

La cita de Ciudad del Cabo también estudiará qué sucede con las cuotas de otras especies importantes para el sector pesquero español, como el pez espada o el atún blanco. En estos dos casos, España apoya que se mantenga el mismo TAC. La reunión de Sudáfrica también discute una propuesta de la UE para prohibir el aleteo (finning, en inglés), la práctica de cortar las aletas de los tiburones a bordo, después de ser capturados. El Parlamento Europeo quiere proteger a estas especies de la sobreexplotación: en muchos casos solo se pescan para destinarse al mercado chino, al que solo le interesa esa parte para la preciada sopa de aleta de tiburón.