Selecciona Edición
Iniciar sesión

España, a la cola mundial en ayuda al desarrollo

El país destina un 0,16% de la renta nacional bruta, muy por debajo de la media de la UE del 0,41%

Muy lejos del objetivo de Naciones Unidas de destinar el 0,7% de la renta nacional bruta para ayuda al desarrollo, España invirtió en 2013 un 0,16% en esta partida, lo que sitúa al país en el sexto lugar por la cola (compartido con Italia) a nivel mundial, según la encuesta anual de los planes de gasto de los donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE. El reto no es, sin embargo, imposible. Aun en un contexto de crisis, cinco países han alcanzado y superado ese umbral de gasto: Reino Unido (0,72%), Dinamarca (0,85%), Luxemburgo (1%), Suecia (1,02%) y Noruega (1,07%). En la Unión Europea, la media fue del 0,41% de la RNB, y a nivel global la ayuda oficial al desarrollo (AOD) se elevó un 6,1% “para alcanzar el nivel más alto jamás registrado” con un 0,3% de media, informa la OCDE. Maite Serrano, directora de la Coordinadora de ONG de Desarrollo (CONGDE) lamenta, sin embargo, que “España no ha contribuido a este repunte”.

El porcentaje de ayuda española en 2013 fue el mismo que el año anterior, por lo que España no es de los 11 países —de los 28 que componen el CAD— que han bajado su presupuesto en cooperación. De hecho, la ha incrementado un 3,7% “debido a las operaciones de alivio de la deuda en África subsahariana”, dice el documento. Así lo destaca también Gonzalo Robles, secretario general de Cooperación al Desarrollo. “Subimos aunque sea tímidamente. La ayuda al desarrollo no es solo la Agencia de Cooperación”, señala. Serrano destaca que, aunque la condonación de deuda libere recursos para los gobiernos nacionales, “no son recursos a proyectos de los que se beneficiarán las personas necesitadas”. Lo que en su opinión demuestra una “falta de voluntad política” respecto a la cooperación.

Solo Eslovaquia, Polonia, República Checa, Grecia y Corea, destinan menos porcentaje de su renta nacional bruta a la cooperación que España. Esta partida acumula, de hecho, un recorte del 70% desde que comenzó la crisis en 2008 —el 46% en la presente legislatura—. “Hay que tener en cuenta el contexto económico. Nuestro deseo es que cuando empecemos a crecer, la ayuda al desarrollo aumente acompasadamente”, señala Robles. El secretario general destaca, además, que otros países del entorno como Portugal, Francia y Holanda también han reducido sus niveles de ayuda. Estos países están, pese a los ajustes, muy por encima de España en la lista de donantes de la OCDE con un 0,23%, 0,41% y 0,67% respectivamente. El país galo es, de hecho, el quinto mayor donante del mundo.

Por su parte, la directora de la CONGDE destaca otros países que han incrementado sus presupuestos en esta partida. Han sido 17 de los 28 del CAD. Es el caso de Reino Unido que, con un incremento del 27,8%, alcanza el objetivo de las Naciones Unidas de destinar el 0,7%. Esto le sitúa como segundo mayor donante del mundo en términos absolutos, con más de 13.000 millones de euros, solo por detrás de Estados Unidos, que dedicó casi 23.000 millones (1,9% de su RNB), según datos de la OCDE.

El incremento global de ayuda al desarrollo no se ha traducido, sin embargo, en un mayor apoyo a los países más pobres. “La asistencia a algunos de los países más necesitados sigue cayendo”, alerta Angel Gurría, secretario general de la OCDE en un comunicado. Para este organismo es “especialmente preocupante”, la bajada del 4% en el presupuesto global para proyectos en África subsahariana. Una situación que espera que se revierta en este 2014, año en el que prevé que la ayuda al desarrollo aumente otro 2,4%. No así en España, donde —según lo presupuestado por el Gobierno— la AOD volverá a bajar hasta un 0,13%. Esto es, a niveles de finales de la década de los ochenta, cuando el país prácticamente había dejado de ser receptor de ayuda para ser donante.

Más información