Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Tribunal Supremo avala las prospecciones petrolíferas en Canarias

Los jueces rechazan los siete recursos presentados por los gobiernos locales y los ecologistas

 Atlas

La Sala tercera del Tribunal Supremo ha desestimado los siete recursos planteados contra el decreto de marzo de 2012 que autorizó las prospecciones petrolíferas en aguas del archipiélago canario. Los magistrados notificarán en los próximos días las sentencias en las que rechazan los recursos presentados por los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, el Gobierno autonómico de Canarias, Ecologistas en Acción-Ben Magec, la Fundación César Manrique, WWF e Izquierda Unida, según ha informado un portavoz del Alto Tribunal.

El proyecto de explorar recursos petrolíferos frente a las costas canarias acumula más de una década de trámites. En 2001, un real decreto concedió a Repsol permisos de investigación para seis años. El Tribunal Supremo lo anuló porque los permisos carecían de las medidas ambientales que requería la normativa. En 2012 el Gobierno consideró que Repsol había subsanado las deficiencias y convalidó los permisos de nuevo. Es este último decreto el que habían recurrido los gobiernos y las organizaciones. El inicio de las prospecciones depende ahora únicamente de un último permiso, el del Ministerio de Industria, que será el que autorizará los trabajos.

Las sentencias que confirmarán la legalidad del decreto del Gobierno que concedía los permisos de investigación de hidrocarburos contarán con un voto particular, según fuentes del Supremo. El tribunal ha adoptado esta decisión después de que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente diese la autorización medioambiental en mayo pasado a los sondeos exploratorios que permitirán a Repsol investigar si existen reservas de hidrocarburos bajo aguas próximas a las islas más orientales del archipiélago, Fuerteventura y Lanzarote.

Los recursos alegaban, entre otras cosas, que ambas islas están declaradas Reservas de la Biosfera por la UNESCO, y que los sondeos podrían causar impactos negativos en especies protegidas como los cetáceos y las tortugas. También mencionan los riesgos para la actividad económica de estas islas, tanto las relacionadas con la pesca como las del turismo.

El Ministerio emitió una declaración de impacto ambiental (DIA) favorable a que la petrolera perfore tres pozos de hasta 5.000 metros de profundidad a unos 60 kilómetros de la costa. Esta decisión ya sorprendió a los cabildos de ambas islas y al Gobierno regional, que se oponen al proyecto alegando tanto cuestiones medioambientales como un posible impacto negativo para el turismo. Además, las principales organizaciones ecologistas también rechazan esta iniciativa, calificando como "despropósito" la autorización de Medio Ambiente y recordando que la declaración de una zona de la Red Natura 2000 que linda con los terrenos que se explorarán se ha estado demorando "pese a sus valores ambientales".

Canarias recurrirá la sentencia del Supremo

JOAN FAUS | Washington

Desde Washington, donde se encuentra de visita oficial, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, subrayó ayer que la sentencia del Tribunal Supremo "no es definitiva" porque aún falta una nueva autorización del Ministerio de Industria, y avanzó que su Ejecutivo recurrirá el fallo del Supremo para solicitar una suspensión cautelar de la fase de exploración.

"Es una batalla que han ganado, pero no la guerra", clamó Rivero en declaraciones a los periodistas. El presidente dijo que seguirá "peleando" en el terreno jurídico y que está dispuesto a llevar el litigio a tribunales europeos e internacionales.

Decenas de miles de canarios salieron a principios de este mes a las calles de todas las capitales isleñas para protestar contra las prospecciones. Las marchas fueron convocadas por plataformas ciudadanas después de que se conociera la declaración de impacto ambiental favorable del Ministerio de Medio Ambiente. Según la Delegación del Gobierno, los asistentes a todas las manifestaciones sumaron cerca de 50.000 personas, que los organizadores multiplican por cuatro.

El pasado 17 de junio representantes de las cinco principales organizaciones ecologistas españolas entregaron en la sede de Repsol en Madrid más de 200.000 firmas, recogidas en 183 países, contra las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Canarias.

"Es un día muy triste para la conservación de los océanos", ha afirmado Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF, una de las organizaciones que presentó recurso. "La arrogancia de la empresa ha llevado a empezar la casa por el tejado. El proyecto se ha autorizado sin cumplir todos los trámites. Toda la tramitación ha sido bastante irregular", ha añadido. WWF ya ha presentado una queja a la Comisión Europea porque considera que se están vulnerando directivas comunitarias. "Las prospecciones se encuentran al límite de un futuro lugar de interés comunitario; y no solo hay que proteger esas zonas, sino también las especies amenazadas", asegura Del Olmo.

"Ahora sabemos que Repsol tiene quien lo defienda mientras que el medio ambiente no es defendido ni por el Ministerio encargado ni por la Justicia", ha aseguradoo Julio Barea, responsable de la campaña Prospecciones NO de Greenpeace. "Desgraciadamente, los accidentes nos han demostrado que no hay ninguna forma segura de extraer petróleo en aguas profundas y la pesca y el turismo en Canarias van a pagar las consecuencias de esta política suicida del Gobierno", ha añadido, según ha informado la organización en una nota.

Más información